Detrás del rescate chipriota: el problema geoeconómico de Chipre

En enero de 2012, Rusia prestó 2.500 millones de euros a Chipre. Era un préstamo a 3 años con un interés del 4,5%. El Gobierno chipriota, por medio de su ministro de Asuntos Europeos, Andreas D. Mavroyiannis, decía que «todas las cartas están sobre la mesa».  La Unión Europea miraba para otra parte pero era evidente que la situación de la banca chipriota era dramática, por eso Rusia salió al paso para evitar un colapso de las empresas y bancos rusos que tenían negocios en la isla. El problema, según el ministro Mavroyianni, era la exposición de la banca chipriota al problema griego, aunque aseguraba que la situación económica de Chipre era mucho mejor. La historia, entre otros muchos medios de comunicación,  la refería New York Times el 14 de enero de 2012.

Moody»s, la agencia de calificación americana, ya había colocado el bono chipriota al nivel de bono basura. Además, según refería New York Times, el Cyprus Popular Bank, segundo banco en tamaño de Chipre, estaba buscando 1.800 millones de euros para salir de la quiebra. También se decía que, según el Fondo Monetario Internacional, El riesgo era de 152.000 millones de euros en un país con un PIB de unos 23.000 millones de dólares.

Pero el problema de Chipre no es únicamente el rescate de un país de la zona euro, es imprescindible analizar la situación geoeconómica de Chipre para comprender lo que se encuentra detrás, que en lo fundamental tiene 3 componentes esenciales: la situación geoestratégica de Chipre; la existencia de petróleo y gas en sus aguas territoriales; y la fuerte conexión de Chipre con Rusia, en lo económico y en lo social. Algo que también reclamaba en su blog Mohamed A. El Erian el pasado día 22, con el título: Don»t Forget the Geopolitics of Cyprus.

1) Situación. Chipre es una pequeña isla de unos 9.000 kilómetros cuadrados y algo más de un millón de habitantes. Está situada en el Mediterráneo al otro extremo del Estrecho de Gibraltar. Tiene, sin embargo, una posición estratégica muy relevante. Siempre fue un lugar de importantes conflictos. En la Edad Media fue el lugar donde se estableció la sede principal de los templarios. Allí tenían sus actividades bancarias. Luego, formó parte del Imperio Otomano, hasta que después de la Primera Guerra Mundial pasó a formar parte del Imperio Británico.

En 1960 se creó la República de Chipre, sin embargo se mantuvieron las diferencias entre la minoría turca que habitaba en el norte de la isla: los turco-chipriotas que hoy se mantienen separados del resto. Una minoría que constituye el 18% de la población mientras que casi el 80% es de origen griego. Sin duda, la entrada de Chipre en la Eurozona tuvo mucho que ver con su posición geoestratégica.

2) Bases militares británicas. Aunque Chipre es una república independiente, existen todavía dos bases militares inglesas en Chipre: Dhekelia y Akrotiri. Aparte de los conflictos con el Gobierno chipriota, sobre todo desde 2001, los ingleses no tienen ningún interés en abandonar sus emplazamientos militares, lo que demuestra la importancia estratégica de este emplazamiento.

3) La importancia del gas natural y del petróleo. Al sur de Chipre y en frontera con las aguas territoriales de Israel, se encuentran unas importantes bolsas de gas natural. El campo Afrodita se encuentra a unos 34 kilómetros del emplazamiento Leviathan que pertenece a Israel. Se calcula que la zona 12 contiene entre los 85.000 y 250.000 millones de metros cúbicos de gas. La concesión para la exploración la tiene la empresa americana Noble Energy que consiguió la aprobación del Gobierno chipriota en octubre de 2008. Rusia tiene también intereses en el área lo cual puede explicarse por el acercamiento del Gobierno ruso al chipriota y también por la presencia de algunos bancos rusos en Chipre, como podrían ser el Gazprombank y el banco estatal VTB.

A esto habría que añadir lo que se publicaba en Forbes el 28 de marzo: Chipre emerge como una nueva potencia energética en el Mediterráneo, con un valor que se estima en los 400.000 millones de dólares, t

anto de gas como de petróleo. Este último estimado en una bolsa de casi 2.000 millones de barriles. De ahí el interés de Rusia y los conflictos en Europa.

4) La presencia de Rusia en Chipre. Chipre, aparte del préstamo al que aludimos al principio, tiene fuertes conexiones con Rusia, especialmente por los depósitos de empresas, bancos e individuos rusos en los bancos locales, así como los turistas rusos que suelen pasar sus vacaciones en la isla.

Es interesante ver lo que dice un conocido blogger ruso al respecto. Se trata de Eugeny Shultz. El 18 de marzo de 2013 publicaba un post (Замучаетесь пыль глотать!) al respecto de la situación en Chipre, con la foto que damos aquí abajo. Usen Google para traducir el texto ruso al idioma que deseen. No les dará la traducción exacta pero les ayudará a comprender, más o menos, el texto. Este autor, aparte de su sorpresa por la posición del presidente Putin que no defiende los intereses rusos con más decisión, hace referencia (entre otras muchas cosas) a una información de Le Figaro del 17 de marzo donde se hablaba de que los rusos tienen el 40% de los 68.000 millones de euros depositados en los bancos de Chipre y podrían perder hasta 2.000 millones de euros por las medidas impuestas por la Unión Europea.  Shultz se hace eco de los impositores rusos y reclama justicia al respecto.

5) ¿Por qué el silencio de Rusia?.  El 25 de marzo el presidente Putin encargaba al Gobierno y al Ministro de Finanzas coordinar con sus socios chipriotas la negociación sobre la deuda. Sorprende la tenue posición rusa. La explicación puede ser que en los bancos quebrados, el Banco de Chipre (Bank of Cyprus) y el Laiki Bank (cuyo web muestra las medidas restrictivas del Gobierno de Chipre), no existan muchos depósitos rusos que, supuestamente, habrían abandonado el país. Especialmente, porque el Banco de Chipre era el propietario dell 80% del banco ruso Uniastrum Bank que no tenía restricciones para sacar dinero de sus cuentas. También que el Gobierno ruso buscara penalizar la evasión de capitales del país que en Chipre pagaban menores impuestos (10% en Chipre contra 20% en Rusia). Aunque seguramente habrá otras razones. Volveremos a ellas en un próximo post. Una información de Financial Times exponía este interesante cuadro respecto de las relaciones económicas entre Chipre y Rusia.

6) El rescate europeo a Chipre. La decisión de rescatar Chipre demuestra nuevamente que la Unión Europea va siempre detrás de los acontecimientos. En principio, el acuerdo se resume en aportar 10.000 millones de euros contra una serie de ajustes que deberá acometer el Gobierno chipriota y, a la vez, se imponen unas penalizaciones a los impositores que tengan más de 100.00 euros en sus cuentas. En paralelo, el Gobierno chipriota impuso un corralito a la Argentina, prohibiendo sacar más de 300 euros diariamente. Sin embargo, estás decisiones de corto plazo tendrán efectos muy negativos sobre la Eurozona en el medio y largo plazo:

a) Destruirá la economía de Chipre muy dependiente del turismo y sin capacidad financiera para abordar las inversiones necesarias para la exploración de sus recursos energéticos.

b) Obligará a Chipre a buscar otros aliados fuera de la Unión Europea, lo que incidirá en los problemas geoeconómicos actuales, sobre todo en relación con las reservas energéticas.

c) Provocará que en otros países se inicie una recogida de los depósitos bancarios ante la eventualidad de que este tipo de medidas se extiendan a otros países con problemas. También habrá d movimientos de capitales fuera de la Eurozona. Los países BRIC esperan detrás de los problemas europeos.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía, Geoeconomía, Geopolítica y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.