OTAN (NATO), 65 años, y el problema de Ucrania

La Organización del Atlántico Norte (OTAN), que nació en 1949, cumplió 65 años el pasado 4 de abril. Un hecho que poco ha trascendido en los medios de comunicación y, sin embargo, se trata de un hecho relevante por la relevancia geopolítica que tiene y ha tenido esta organización a través de la historia reciente. Una organización creada al amparo del Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, en la que se dice que la OTAN tiene como misión salvaguardar la libertad y la seguridad de sus miembros a través de medios políticos y militares. El derecho de asistencia mutua —indicado en el artículo 5 del Tratado— indica que cualquier ataque armado contra uno o más aliados sea considerado como un ataque contra el conjunto de la alianza. Una circunstancia que sólo se puso en marcha como consecuencia de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. En la actualidad, consta de 29 miembros tal como muestra el mapa.

NATO Members

La OTAN se fundó, en lo fundamental, como respuesta al expansionismo de la Unión Soviética, pero no sólo: también trató de impedir nuevos brotes de dictaduras fascistas de corte militar en Europa permitiendo una presencia muy activa y potente de los Estados Unidos en Europa, a la vez que ayudaba en la integración europea.

En la actualidad la OTAN se guía por Concepto Estratégico de 2010, una lista de 38 puntos, que incluye la cooperación en materia de seguridad con terceros, y además entra de lleno en los aspectos de seguridad económica, especialmente en lo relacionado con cyberataques (punto 12). Este concepto estratégico se lleva a cabo mediante la puesta en marcha de foros de asociación como la Alianza Euro-Atlántica, el Diálogo Mediterráneo o la Iniciativa de Cooperación de Estambul (ICI).

Y entra aquí el problema de Ucrania, cuya escalada puede terminar en una guerra civil en el país de imprevisibles consecuencias. Un hecho que venía larvado desde hacía mucho tiempo, pues la OTAN tenía, desde 2002, estrechos contactos con el Gobierno ucraniano con un plan bien definido en lo económico y con respecto a la seguridad.

El Plan de Acción OTAN-Ucrania había sido puesto en marcha el 9 de julio de 1997, según un Acuerdo firmado en Madrid donde se abría un campo de cooperación con un país estratégico para los intereses de Rusia. Un Plan que abarcaba aspectos de cooperación en política y seguridad, tanto en lo relativo a asuntos de política interna, como de política internacional y seguridad; asuntos económicos, que abrían toda una serie de actividades geoeconómicas que se complementaban con una colaboración en asuntos de información, y cooperación en materia de defensa. Todo un esquema de harpower cuyas consecuencias no han tardado en florecer. Y donde la propia OTAN ha entrado en la escalada de acusaciones hacia Rusia.

Y es que el problema de Ucrania entra de lleno en los aspectos geoestratégicos y geoeconómicos en una zona altamente sensible a los intereses rusos. Basta ver la situación geográfica de la zona para observar que se trata de la salida de Rusia hacia el Mediterráneo que, de quedar bloqueada, llevaría a Rusia a no jugar ningún papel en el Norte de África, ni tampoco en Europa.Ucrania y el Mar Negro

Como se ve, la salida al Mediterráneo desde el Mar Negro pasa al lado de Estambul (Estrecho del Bósforo) para entrar en el Mar de Mármara y salir al Mediterráneo por el Estrecho de Dardanelos. Teniendo en cuenta que Turquía pertenece a la OTAN, y Bulgaria y Rumanía están en la Unión Europea, la importancia geoestratégica de Ucrania y, por tanto, la Península de Crimea, son esenciales para Rusia. Lo que, además, se une al hecho de que se trata de una zona de importancia estratégica para el paso del gas ruso hacia Europa y que, según se especula, tiene enormes reservas de gas todavía sin explotar, de lo que muchos medios, entre otros The Guardian, han dado bastante información.
Gaseoductos a través de Ucrania

Una situación que algunos analistas anticipan la posibilidad de una nueva etapa de Guerra Fría de muy negativos efectos para Europa.

Publicado en Economía, Energía, Geoeconomía, Geopolítica | Etiquetado , , | Deja un comentario

Ruanda 2020: una nueva África

Salvo algunos países de la ribera mediterránea, África es un continente desconocido en España. Las noticias se reducen, en lo fundamental, a los problemas de la inmigración. En lo económico, con excepción de Marruecos y Argelia, el resto casi no existe.

El África Subsahariana, tan rica en recursos naturales, no alcanza el 4% del total de las importaciones españolas, y casi la mitad es petróleo procedente de Nigeria. Las importaciones africanas se mueven alrededor de los 10.000 millones de euros y las exportaciones rondan los 5.000 millones. Muy poco para un continente que en el futuro tendrá una importancia clave en la economía mundial.

Sin embargo, son muchas las oportunidades del continente. Así lo ha reconocido China que disputa, especialmente con Francia, la construcción de infraestructuras en el continente; con la diferencia de que los chinos llegan sin la carga imperialista que tienen los europeos.

Estos días se han conmemorado los terribles sucesos del genocidio ruandés de 1994. Unas 800.000 personas de población tutsi fueron masacradas por los hutus entonces en el poder. Una circunstancia en la que tuvo mucho que ver el proceso de colonización europeo. Los hutus poblaban Ruanda procedentes de la región del Chad, cuando desplazaron a la población twa autóctona en la zona. Los hutus eran esencialmente agricultores y se distribuían en pequeños reinos.

Luego llegaron los tutsi procedentes de Etiopía. Se trataba de una población de ganaderos que se convirtieron con el tiempo en el grupo dominante. No era una raza muy diferente, como se ha querido expresar para justificar las matanzas de hace 20 años, ya que, aparte de sus diferencias de clase, ambas poblaciones llevaban siglos realizando matrimonios entre ellos, hablaban la misma lengua y tenían evidentes similitudes culturales.

Fue con la llegada de los europeos en el siglo veinte cuando se marcaron las diferencias. De hecho, según se cuenta, fueron los europeos los que dividieron a las dos etnias de acuerdo con el número de cabezas de ganado que poseían: los propietarios de diez o más vacas se les asociaba a los tutsi, mientras que los que poseían menos se clasificaban como hutus. Una distinción que luego, durante el genocidio, se demostró fatal para aquellos con mayores propiedades.

Un enorme desastre humanitario que venía larvado años atrás desde el inicio de la independencia de Ruanda en 1957. Entonces apareció el Manifiesto Hutu que demandaba libertad y democracia frente a la opresión que, al parecer, ejercían los tutsi. Ruanda Map

Esto llevó a las importantes revueltas de 1959, que condujeron a un nuevo Gobierno hutu en 1962, después de que varias decenas de miles de tutsis fueran asesinados y unos 160.000 huyeran fuera del país. Lo que se repitió en 1964, con la crueldad de que una persona de la etnia hutu podía matar a su vecino tutsi sin ningún temor de represalias gubernamentales. Hoy, sin embargo, veinte años después, y olvidada la matanza de 1994, Ruanda es la muestra de que una nueva África se abre paso. Un país que, bajo el actual presidente, Paul Kagame, ha puesto en marcha el programa Rwanda Vision 2020, a fin de transformar un país de una economía agrícola en otro metido de lleno en la sociedad del conocimiento.

Con el objetivo adicional de mantener crecimientos del orden del 7% del PIB anualmente, para lograr tener 16 millones de habitantes al final del período, con una renta per cápita de 900 dólares, cuando en 2000 era de unos 220 dólares, y reducir la tasa de pobreza del 60,4% en ese año al 30% en 2020; fecha en que habrá subido la esperanza de vida hasta los 55 años, cuando en 2000 era de 49.

Se pensará que es muy poco para nuestros estándares de vida. Sin embargo, será mucho en términos relativos, especialmente porque el país dará el salto desde una pobre economía agrícola a una economía basada en el conocimiento. Todo ello en un solo salto, sin haber pasado como nosotros por los estadios intermedios.

Un nuevo fenómeno que, de manera similar, se dará en otros países africanos, con lo que tiene de novedad histórica y de potencial económico hacia el fin del presente siglo, donde África en su conjunto habrá alcanzado los 2.000 millones de habitantes, una gran mayoría jóvenes. Y es en este esfuerzo en el que Ruanda ha construido una torre de doce plantas -el Kigali City Tower- en su capital, donde se ha instalado un moderno hub de alta tecnología que ofrece avanzados servicios financieros. Una infraestructura tecnológica, con docenas de terminales y un sofisticado software proporcionado por Nasdaq, que viene a explicar cómo de manera rápida un pequeño país africano sin recursos naturales ha puesto en marcha una nueva y moderna economía cuyos frutos no se harán esperar.Kigali City Tower

A la vez que el país está inmerso en la instalación de una moderna red de fibra óptica de más de mil kilómetros y tiene en marcha la instalación de una infraestructura 4G que cubrirá el 95% del país. Importantes pasos que convertirán a Ruanda en uno de los países africanos más atractivos para los inversores. Algo que muchos ya han visto y que España, teniendo África tan cerca, puede ver cómo el continente negro se convierte de nuevo en una oportunidad perdida.

Artículo aparecido en El Economista el 11 de abril de 2014.

El Economista 11042014

Publicado en Economía | Deja un comentario

El asunto de las escuchas americanas

Hace unas dos semanas publiqué un artículo en El Economista al respecto de las escuchas americanas a la Canciller Merkel. Comenté otros sucesos similares. Y ahora que parece que la prensa da por olvidado el asunto, vuelvo a este tema crucial en la geoeconomía actual.

Lo primero que hay que entender, es que la Red es un complejo entramado donde se dan, al igual que en el espacio real, las mismas luchas de poder geoeconómico. Es el entorno esencial del soft power. Algo que crece desmesuradamente en un complejo y enorme ciberespacio donde se dan toda clase de actos delictivos.

The Internet

El asunto de las escuchas americanas

La noticia saltaba de nuevo este miércoles en el periódico económico francés Les Échos: “Según información de la Casa Blanca, Barack Obama había asegurado a la canciller Merkel que los Servicios de Inteligencia americanos no habían violado las comunicaciones de su teléfono móvil”. Sin embargo, la misma información indicaba que desde Alemania se aseguraba que el teléfono de la canciller había sido intervenido por la NSA (National Security Agency); la agencia dependiente del Departamento de Defensa americano responsable de garantizar la seguridad de las comunicaciones del país y, a su vez, de obtener y analizar la información transmitida por los sistemas de telecomunicaciones que transitan por Estados Unidos.

Angela Merkel por su parte realizó unas duras declaraciones sobre un suceso que estimaba inaceptable, especialmente entre países amigos. Indicando, además, que tales prácticas, de existir, debían cesar inmediatamente.

Igualmente, el diario alemán Der Spiegel ha publicado que dichas prácticas podrían haberse llevado a cabo desde hacía varios años. Si bien, según indicaba este periódico, el propio Barack Obama había ordenado a sus servicios de inteligencia detener inmediatamente las escuchas. Unos hechos que han llevado al presidente francés, François Hollande, a reclamar que el asunto sea incluido en el orden del día de la actual cumbre europea. Ya que se trata de un tema que afecta igualmente a Francia, pues se asegura que la NSA podría haber estado espiando las comunicaciones de los servicios diplomáticos franceses, especialmente de la embajada francesa en Washington y de la delegación de este país en la ONU.

A este respecto, una información del pasado martes del diario francés que comentamos, aseguraba que el ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, había presentado una seria reclamación a su homólogo estadounidense, al que habría aportado pruebas contundentes sobre el espionaje de las comunicaciones de su país. En concreto se hablaba de que se había detectado la presencia de ciertos programas informáticos -Genie, Wabash o Blackfoot- capaces de vulnerar a distancia las comunicaciones, además de obtener información de los ordenadores espiados. Unos hechos sobre los que, según aseguran las informaciones anteriores, deberá responder el Secretario de Estado americano John Kerry, actualmente de visita en Roma; ya que algunas de las revelaciones que se van conociendo han sido puestas en circulación por un antiguo analista de la NSA.

El hecho no es, desde luego nuevo. Ya en agosto de 2010 el diario francés Le Monde se hacía eco de estas actividades fraudulentas de la NSA que, al parecer, habría conseguido informaciones confidenciales de las cancillerías involucradas a partir de la cuales había logrado el voto positivo del Consejo de Seguridad de la ONU respecto de las sanciones a Irán por no respetar los acuerdos sobre su programa nuclear.

Una práctica frecuente

Los hechos, sin embargo, no quedan aquí. Este verano, el Washington Post sacaba a la luz un documento de la propia NSA en el que se explicaba con todo detalle el funcionamiento de un programa de alto secreto: el sistema PRISM; mediante el cual la NSA y también el FBI obtenían información de los servidores de las nueve grandes empresas de Internet americanas: Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube and Apple. De las que se podían extraer vídeos, conversaciones, fotografías, e-mails y todo tipo de documentos, incluyendo direcciones de correo que permitían rastrear todo tipo de comunicaciones.

Unas actividades que, de acuerdo con dicho documento de la NSA, vienen desarrollándose desde 2007 cuando empezaron a interceptar los ordenadores de Microsoft. Algo que, dicho sea de paso, denunciaba igualmente el diario The Guardian este verano al asegurar que el GCHQ, organismo británico similar a la NSA, había estado sacando información de estas mismas compañías a partir de una operación establecida por la propia NSA. El PRISM fue puesto en marcha por el anterior presidente George W. Bush en 2007, lo que en su día produjo un serio escándalo, al igual que ha ocurrido este verano con la Administración Obama.

El caso de la violación de las telecomunicaciones y de cualquier tipo de formato electrónico que soporte información privada, representa hoy en día una práctica casi diaria que se lleva a cabo por muchos Gobiernos democráticos en aras de la protección de los intereses nacionales, cuando, en realidad, en muchos casos, no dejan de ser violaciones elementales de los derechos humanos. Es, desgraciadamente, una parte más del conjunto amplio de delitos que se dan en el ciberespacio, donde participan, también, aquellos que deberían velar por su seguridad. Una situación sobre la que la UNODC (United Nations Office on Drugs and Crime) alertaba en un extenso informe de casi 300 páginas (Comprehensive Study on Cybercrime) en febrero de este año.

El problema, sin embargo, no son los miles de delitos que se da en la red en forma de múltiples y variados tipos; el problema que se plantea hoy es que, al parecer, no es el lobo quien roba las gallinas, sino que quien lo hace es el propio granjero.

Escuchas americanas

Publicado en Economía | Comentarios desactivados

¿El fin de la crisis?

Unas reflexiones sobre la situación actual en España.

El que fuera por casi veinte años presidente de la Reserva Federal americana (la FED), Alan Greenspan, ha vuelto a escribir -esta vez en el actual número de Foreign Affaires- sobre lo inesperado de la crisis financiera actual.

Haciéndose eco del sentir de todos los economistas, su artículo saca a colación la sorpresa que causó la profundidad de esta crisis en todos los entendidos del tema. En concreto, ya al principio de su escrito, hace referencia al préstamo de 29.000 millones de dólares que la FED planeaba hacer a J.P. Morgan para la compra del banco de inversiones Bear Stearns, que estaba a punto de quebrar. Aquello sucedía el 16 de marzo de 2008. Una situación que culminaba con la quiebra de Lehman Brothers el 15 de septiembre de aquel año. Muchas cosas han pasado desde entonces.

Tanto en Estados Unidos como en Europa. Rescates de países y de bancos, fusiones de entidades, fuertes ajustes, elevadas primas de riesgo, desaparición de empresas, creciente endeudamiento, desempleo en límites insospechados, y una multitud de otros fenómenos que han cambiado la vida de las personas en muchos lugares y, muy especialmente, en España.

¿Y después de la recesión qué?

Hoy, sin embargo, no se habla de brotes verdes. Se habla con determinación de la salida de la crisis. Así lo proclamaba hace un par de días el ministro de la Hacienda española. Según él, el punto de inflexión llegará antes de lo esperado. Lo veremos durante el trimestre actual. Lo achacaba en lo fundamental al esfuerzo en la reducción del déficit público; no tanto a la subida de impuestos. ¿Cuáles son los síntomas de la mejoría? Siguiendo con las opiniones del ministro, esto se debe a la positiva evolución de la balanza por cuenta corriente, a las bajas cotas de inflación y, sobre todo, al comportamiento tan positivo de la exportación.Salida túnel

Se trata de un sentir generalizado. Las cosas empiezan a marchar bien en lo relativo a los grandes números de la economía y, en consecuencia, esto indica que la destrucción de empleo se frenará para pasar a una etapa de creación del mismo. Sin embargo, el análisis no debería centrarse únicamente en el posible final de esta larguísima crisis, sino en cómo será el nuevo escenario. O dicho de otra manera: ¿después de la recesión, qué?

Desde luego es una pregunta de difícil respuesta. Aunque hay solventes análisis que pueden dar una pista. En este sentido, el reciente informe de BBVA Research para el cuarto trimestre de este año puede servir de guía. Allí se encuentra la misma cara optimista de salida de la recesión, pero a la vez mucho realismo. En lo positivo aparece la relajación de las tensiones financieras de los últimos años, el inicio de la fase expansiva debido a las exportaciones, la entrada de flujos de capital, la disminución de las primas de riesgo y una revalorización de las cotizaciones bursátiles. Signos todos muy alentadores.

Sin embargo, persisten aún los frenos. En lo más global: las necesarias reformas en el fragmentado sistema financiero europeo, el ajuste real de las cuentas públicas, la necesaria unión bancaria y las incertidumbres sobre la situación fiscal en Estados Unidos o el menor crecimiento de la economía china.

Y en lo que afecta a España: crecimientos muy moderados de la economía, la falta de crédito a las empresas, las dualidades que se dan en el mercado laboral, la presión impositiva cada vez más exigente, la necesaria reforma de las pensiones aún pendiente, las asimetrías económicas entre las Comunidades Autónomas que frenan el crecimiento consolidado del Estado, los problemas de la educación en España, a los que hay que sumar la inflación de centros educativos cuyos estudiantes tendrán muy difícil la salida profesional, y otros temas no menores que afectan a la necesaria estabilidad del marco político, siempre tan complejo en nuestro país.

Una situación a la que se suma el panorama electoral, con las sucesivas elecciones que están en el horizonte cercano. Todo un escenario donde aparecen dificultades para consolidar y acentuar las reformas que se necesitan y, por lo tanto, muestran un entorno económico de tímidos crecimientos, manteniendo a la vez una enorme bolsa de paro. Lo que lleva a la existencia de una recuperación de la economía, pero de enorme lentitud.

Los datos macroeconómicos serán, a buen seguro, positivos. Como también lo serán las declaraciones de optimismo. Pero la realidad que se presenta es que las mejoras tardarán bastante tiempo en llegar a la economía real de las personas concretas y de las pequeñas empresas, ya demasiado castigadas por esta larguísima crisis. Una situación que nos hace mirar a Nikolai Kondratiev y sus análisis sobre el ciclo económico largo. Para este economista los ciclos, en sus subidas y bajadas, se mueven en períodos de 50-60 años, aproximadamente. Murió en 1938, con lo que no pudo hacer sino dos análisis: de 1790 a 1845, y de 1848 a 1896. Haciendo la correspondiente extrapolación, nuestro ciclo actual debió empezar hacia 1990, con lo que estamos en la fase expansiva del mismo. Lo que indicaría que el fin de la crisis actual se encuentra cerca. Otro tema será lo que pase en el futuro más lejano. Esto lo veremos otro día.

¿El fin de la crisis?

Publicado en Economía | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados

La vergüenza de Lampedusa

Transcribimos el artículo aparecido en el diario El Economista en el día de hoy.

La vergüenza de Lampedusa

Aparte de la referencia a Giussepe de Lampedusa y su novela El Gatopardo, pocos eran los que conocían donde se encuentra la isla de Lampedusa. Un pequeño islote africano, perteneciente a Italia, a unos cien kilómetros de Túnez y unos doscientos de Sicilia. Un lugar de arribada, en nuestros días, de emigrantes africanos que escapan de la miseria de sus lugares de origen tratando de encontrar un mundo mejor en Europa.Isla de Lampedusa

La gran noticia, sin embargo, saltó la semana pasada cuando más de trescientas personas, niños incluidos, naufragaron cerca de sus costas sin que nadie les echara una mano. La indiferencia y, por qué no, el desprecio de los que allí estaban, ha puesto de manifiesto la cara más oscura de las miserias de los países ricos.Lampedusa

Unas sociedades -de la que todos nosotros formamos parte-, que dan la espalda al drama humano de aquellos que luchan por alejarse de los horrores de la guerra y del hambre que les muerde las entrañas. Esos africanos que sueñan con un mundo mejor, escapando de sus países de origen, donde la corrupción política no oculta muchos de los intereses occidentales que allí se mueven.

África no es un continente ajeno a los intereses europeos, donde varios países occidentales -al igual que China- se benefician de sus enormes riquezas naturales, a la vez que permiten que gobiernos corruptos tengan sumidas a sus poblaciones en una profunda pobreza.

La globalización de la indiferencia

Una situación que, al hilo de los más de trescientos muertos del horror del naufragio, el Papa Francisco ha denominado la “globalización de la indiferencia”. Una sociedad que, según él, ha olvidado “la experiencia del llanto”. Lo que le ha llevado, igualmente, a clamar con fuertes palabras sobre ese tremendo drama de Lampedusa: “Sólo me viene la palabra vergüenza, es una vergüenza”.

Y es que la crisis económica occidental es el síntoma más palpable de la crisis de valores que vivimos. Donde la falta de respeto por la persona, y un egoísmo exacerbado, han conducido a despreciar al que se tiene al lado; y no digamos a aquel que, en su osadía, se atreve a mendigar algo de nuestra riqueza, y pretende entrar, por la puerta de atrás, para conseguir una vida más digna para él o ella y los suyos.

Es el fracaso de la globalización económica, que ha dado paso a una sociedad economicista que, nacida al amparo de una excesiva financiarización económica, ha llevado a poner el hecho económico por encima de todo lo demás.

Sobre ricos y pobres

Un liberalismo radical que ha traído consigo una nueva ideología que, como primer efecto, promueve la codicia, que se constituye como el elemento esencial de la generación de riqueza. Y que lleva, como es perfectamente constatable, a una progresiva desaparición de las clases medias, siendo, además, el factor determinante de la desigualdad económica; donde ya, hoy en día, el 2% de los más ricos acumulan el 50% de la riqueza mundial.

No se trata de desajustes de la globalización, sino más bien del fracaso de una política económica donde la riqueza se va acumulando en unas élites cada vez más pequeñas. Es la crisis del capitalismo y, con ella, la crisis de las democracias actuales, donde los representantes políticos se van alejando paulatinamente de la ciudadanía a la que dicen representar.

Unas democracias que se transmutan en votocracias donde, después de las elecciones, quedan sin efecto los programas que se presentaron para ganarlas. En un círculo vicioso que va cambiando de manos, de unos a otros, se llamen de derechas o de izquierdas. Un juego político que pervierte a las sociedades donde, con demasiada frecuencia, gobiernos y partidos se convierten en castas.

De manera que, la democracia, al no ser un fin en sí misma, pierde el sentido de la búsqueda del bien común, en una suerte de fraude que acaba pervirtiendo al cuerpo social. Y donde la economía termina, igualmente, perdiendo el sentido final de centrarse en el bienestar de las personas -de cada persona-, para perderse en cábalas macroeconómicas donde casi nada tiene sentido.

Ya que, por referirnos a unos datos cotidianos, el crecimiento o decrecimiento del PIB o del PIB per cápita poco tiene que ver con el bienestar individual, mientras se va acumulando una inmensa deuda que se traspasará a las generaciones futuras que verán mermado su futuro, con la consiguiente ruptura del Estado del Bienestar tal como hoy se conoce.

¿Cómo subvertir estas disfuncionalidades? Permítanme la autocita sacada de mi último libro publicado el pasado junio, Codicia financiera: cómo los abusos financieros han destrozado la economía real: “Si la democracia tiene como base la libertad y la separación de poderes, no hay más opción que mejorar estos presupuestos. Es decir, facilitar más libertad y ahondar en la separación de poderes, de manera que existan cuerpos legislativos verdaderamente independientes y una justicia independiente de los poderes políticos. Ir en definitiva a una democracia más humana que llevará, en consecuencia, a una economía más humana donde la persona sea el centro de la economía y no su periferia”.

Se trata, a mi modo de ver, de la persona concreta, sea del color que sea, cuya vida ha de importar también a los que, supuestamente, disfrutamos de la riqueza. Ya que el mundo no ha sido hecho para unos pocos sino para todos los que en él habitamos. El drama de Lampedusa debe golpearnos la conciencia.

La vergüenza de Lampedusa

Publicado en Economía | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados

Por qué fracasan los países

Publicamos el artículo aparecido en El Economista hoy.

Por qué fracasan los países

En 2012, Daron Acemoglu, profesor de economía del MIT, y James Robinson de Harvard, publicaron un extenso libro cuyo título abre este artículo. La obra tiene que ver, de alguna manera, con otra anterior de David Landes, un reconocido profesor de historia que pasó por las universidades de Columbia y Berkeley (California), para acabar en Harvard.

Landes publicó en 1998 un extenso libro de sugerente título: La riqueza y la pobreza de las naciones, donde repasaba el porqué de las desigualdades económicas: cómo China se había separado en sus formas de hacer de Europa, cuando antes había sido un riquísimo imperio; los porqués del descalabro colonial español en Sudamérica pasando por el impulso que dio la Revolución Industrial a los países que se sumaron a ella, las vicisitudes japonesas hasta llegar a ser la potencia económica que es hoy, y muchos otros profundos análisis de verdadero interés.Wealth and Poverty of Nations

Al final, antes de cerrar la obra, Landes presenta dos capítulos que centran el núcleo del problema: los ganadores y… los perdedores. Respecto de estos últimos, el autor, hace la siguiente observación: “Comparando el este asiático con el resto del mundo, parece un análisis en movimiento lento, o incluso un paso adelante y dos atrás”; comentando también que la riqueza de Oriente Medio es aparente, ya que se fundamenta en los enormes ingresos procedentes del petróleo, si bien sus estructuras políticas, sociales y culturales son incapaces de promover un desarrollo económico y tecnológico autónomo. Y después de pasar por Rusia, recaba en África, para concluir que África no está tan mal como parece, sino peor. Siendo como es una obra fundamental, el enfoque de Landes es más histórico que económico.

Y es aquí donde aparece la claridad de los autores del libro Por qué fracasan los paísesque, siguiendo de alguna forma el esquema de Landes, presenta muy relevantes conclusiones de por qué siendo rico se puede entrar en la pobreza.

Why Nations Fail

Pasar de rico a pobre

Acemoglu y Robinson, con sólidos argumentos, desechan la situación geográfica o cultural como factores de empobrecimiento y se centran en las consideraciones políticas como elemento esencial del estancamiento económico o de la vuelta atrás después de un período, más o menos largo, de prosperidad. Pues son las instituciones políticas quienes determinan a la postre quién tiene poder en la sociedad y el uso que hace de él, demostrando la sólida unión que existe entre las diversas formas de ejercer la política y la prosperidad o pobreza de las distintas naciones.

En su argumentación, estos autores definen dos tipos de instituciones políticas: extractivas e inclusivas. Las instituciones políticas inclusivas son, según Acemoglu y Robinson, aquellas que están suficientemente centralizadas a la vez que son pluralistas. Mientras que las extractivas son las que concentran el poder en manos de una élite reducida que acaba extrayendo los recursos del resto de la sociedad, de manera que la riqueza que acumulan en lo económico les ayuda al final a consolidar su poder político. Un bucle de muy difícil ruptura como demuestra la historia.

De acuerdo con los autores que comentamos, este tipo de instituciones, aunque diferentes en sus formas, son el origen del fracaso de los países, con el añadido de que cuando existen élites extractivas, siempre aparecerán suficientes incentivos para que otros luchen por sustituirlas. Esto supone que las luchas internas y la inestabilidad creada por conflictos políticos permanentes se convierten en los rasgos inherentes de las instituciones extractivas. Instituciones que son el origen de fuertes ineficiencias que, al final, anulan la centralidad política y llevan al fracaso por la vía de la falta de respeto a la ley, lo que provoca la evidente consecuencia de la ruptura del orden establecido y del caos.

La clave del éxito, por el contrario, está en mantener una pluralidad efectiva. Es decir, en consolidar las suficientes opciones políticas, con absoluto respeto a las reglas del juego, y sin perder el control central en las tareas propias del Estado. Sin un efectivo grado de centralización, según Acemoglu y Robinson, un Estado no podrá representar su papel de imponer la ley y el orden, y mucho menos de fomentar y regular la actividad económica.

La historia es persistente en demostrar que la riqueza de las naciones tiene mucho que ver con las instituciones políticas inclusivas, que son las que están suficientemente centralizadas y son pluralistas. Pero cuando falle alguno de estos propósitos se entrará en las políticas extractivas cuyos negativos efectos son bien conocidos.

Todo lo anterior lleva a pensar en los problemas actuales de España, un país que sufre desde hace bastante tiempo una permanente inestabilidad institucional, después de que optara en su día por la creación de un Estado inclusivo de evidentes éxitos.

Sin embargo, es previsible que, de no ajustar la deriva actual, España acabe convirtiéndose, como tantas veces en su historia, en un conglomerado de instituciones extractivas de incierto futuro. Recomendamos la lectura del libro de Acemoglu y Robinson para aquellos que piensen que les espera un futuro mejor en el entramado de una nación de naciones.

Eduardo Olier, presidente del Instituto Choiseul España.

Por qué fracasan los países

zp8497586rq
Publicado en Economía | Comentarios desactivados

Los posts más leídos en geoeconomía.es

En nuestro anterior post hemos indicado que geoeconomía.es ha pasado de las 100.000 visitas. Aparte de Geoeconomía y el Autor, estos han sido los posts más leídos hasta la fecha:

1) El próximo futuro de España y Europa ¿qué hacer?

2) Geoeconomía, islamismo, Irán y el petróleo

3) El bloqueo del Estrecho de Ormuz por Irán: ¿una nueva guerra en ciernes?

4) La realidad económica de España: indicadores económicos

5) La desaparición del Estado de Bienestar actual

6) Geoeconomía: las claves de la economía global

7) La situación económica española en 2011 y la herencia que recibirá el próximo Gobierno

8) La crisis del capitalismo

9) Detrás del rescate chipriota: la realidad geoeconómica de Chipre

10) La curva de Phillips y la economía española

11) La invasión económica de China en África

12) ¿Dónde está el petróleo y el gas en el mundo?

zp8497586rq
Publicado en Economía, Geoeconomía, Geopolítica | Etiquetado | Comentarios desactivados

Se han alcanzado 100.000 visitas en geoeconomia.es

De acuerdo con las estadísticas del motor de este Blog WordPress, www.geoeconomía.es alcanzó ayer la cifra de 100.000 visitas. No han pasado aún dos años desde su creación e incluso el autor del Blog ha estado meses sin escribir ninguna entrada. Particularmente, desde octubre de 2012 hasta marzo de 2013, ya que el autor estaba completando su último libro del que aquí también hicimos una nueva referencia en agosto al hilo del escándalo de JP Morgan: Codicia financiera, cómo los abusos financieros han destrozado la economía real.

Agradecemos a las personas que acceden al web y a aquellas que lo hacen de manera sistemática. Trataremos de esforzarnos en dar comentarios con más contenido y con más profundidad.

Daremos igualmente información sobre lo que interesa a los lectores de este blog y su procedencia geográfica.

zp8497586rq
Publicado en Geoeconomía, Geopolítica | Etiquetado , | Comentarios desactivados

España, ¿un país sin influencia?

Bajo el título: España ¿un país sin influencia? he publicado el siguiente artículo en El Economista de hoy.

¿Es España un país sin influencia? Hay que reforzar la inteligencia económica

A primeros de este año, la actual Delegada de Inteligencia Económica del Gobierno francés, Claude Revel, presentaba un informe referente a la necesidad que tenía Francia de poner en marcha un programa de influencia de acuerdo con los intereses del país. El año anterior, Revel había publicado un libro bajo un sugerente título: Francia, ¿un país bajo influencias? Francia, sin embargo, es un potente país con enorme capacidad en inteligencia económica. Algo que le permite imponer sus estrategias económicas en muchos mercados.

Y, al igual que Francia, Inglaterra, Japón, Alemania, Suecia, Estados Unidos e, incluso, Corea, trabajan de manera consistente, exhaustiva y organizada en este campo. Ya que son perfectamente conscientes de que el entorno internacional es de compleja naturaleza. No se trata únicamente de dominar comercial o financieramente los mercados, se trata de dominar a partir de otros aspectos inmateriales. Todo ello, en un entorno, donde hay que anticipar cambios imprevistos, para estar en disposición de actuar sin someterse a las imposiciones de otros. Un esquema organizativo a nivel de país, en 360 grados, coherente, metódico y con medios eficaces.

Soft power: atraer y neutralizar

Es lo que se entiende como soft power. Un concepto acuñado hace más de veinte años por Joseph Nye, que se refiere a la capacidad de atraer y de neutralizar, más que coaccionar con el uso de la fuerza. Algo que va más allá del lobby tradicional, que no son sino acciones puntuales, de muy corto plazo, puestas en práctica, normalmente, por gente sin escrúpulos. Se trata, por el contrario, de influir de una manera determinante; lo que tiene que ver con el uso de la diplomacia, combinada con acciones de influencia sociocultural, con la puesta en marcha de redes de influencia de carácter permanente, de alianzas estratégicas, de políticas de comunicación, de contrainteligencia, y del uso masivo de las redes sociales.

Los ejemplos del uso de estas técnicas son numerosos. Y vienen poniéndose en práctica desde hace muchos años por los países más desarrollados. Baste un ejemplo antiguo para evitar acudir a otros más actuales. En 1995, bajo la presión de Francia, la Unión Europea decidió excluir el sector cultural de las negociaciones del GATT. Con esto, la liberalización de las telecomunicaciones, que debía producirse en Europa en 1998, trataba de endurecer la Directiva de Televisión sin Fronteras. El objetivo: difundir mayoritariamente programas europeos en Europa. Una decisión que dejaba fuera, en la práctica, a lasmajors americanas que, de haberse llevado a cabo, habrían visto perder más del 50% de las inversiones que disponían en aquel momento en Europa.

Aparte, obviamente, de la pérdida de influencia de Estados Unidos en Europa al dejar elamerican way of life fuera de las pantallas. Un elemento esencial del soft poweramericano. El despliegue de influencia y la estrategia de Estados Unidos no se concentró en un lobby al uso. Se puso en marcha un plan de influencia que incluyó acciones concretas en Bruselas, implicando a la potente Cámara de Comercio americana, a importantes multinacionales americanas y a ciertos think tanks. Y, adicionalmente, se usó una potente red de troyanos informadores que orientaban públicamente a las sociedades europeas en contra de aquella política de protección que, al final, no salió adelante.

España, un país sin influencia: Madrid 2020

El último suceso de la pobre capacidad de influencia de España ha sido Madrid 2020. Todo se ha hecho bien, al decir de los gestores del programa. Todo estaba cerrado. Según ellos, los lobbies habían funcionado y había promesas ciertas de éxito. Sin embargo, sorprendentemente, nadie había reparado en la potencia de Japón. En su soft power. Y, desgraciadamente, los japoneses, sin decir una palabra en inglés, sin aludir al “café con leche” en la Plaza Mayor de Tokio, se sabían ya ganadores en Buenos Aires.

Japón es la tercera economía del planeta y también el tercer consumidor de petróleo. Siendo sus suministradores principales: Arabia Saudita, los Emiratos, Qatar, Irán y Rusia. Las multinacionales japonesas son empresas potentes y globales; desde Sony, pasando por Toyota, e incluso otras menos conocidas como la Japan Post Holdings, que ocupa la décimo tercera posición en la lista Forbes 500.

Pero esto no es todo. No se trata de la laboriosidad japonesa o de su potencial industrial y financiero. Se trata de su potente sistema de inteligencia económica. Un entramado institucional, operativo desde 1962, que se ha ido perfeccionando con los años. Algo que va más allá de la búsqueda y recolección de información esencial para defender sus intereses en el mundo global. Es el análisis de la información según una metodología perfectamente estructurada, con una compleja organización, que les permite conocer lo que sucede y lo que hay que hacer. Y, a partir de este conocimiento, establecer un programa de influencia para conseguir lo que consideran esencial en su política económica.

Es urgente que España vaya más allá de promocionar su marca y se ponga en serio a implementar, con suficientes medios, un potente sistema de inteligencia económica; y que comprenda que, para competir en el mundo global, no son suficientes ni el lobby ocasional ni los supuestos amigos. De otra manera, nuestra capacidad de influencia en el contexto global acabará desapareciendo por completo. España ¿un país sin influencia?

zp8497586rq
Publicado en Economía, Geoeconomía, Geopolítica | Etiquetado , , | Comentarios desactivados

Desigualdad en Europa: el estancamiento regional europeo y el caso de España

Cuando se analiza el desarrollo de un país, los parámetros del Producto Interior Bruto (PIB) o la Renta Per Capita o la Paridad de Poder Adquisitivo (PPP) no son totalmente válidos ya que oscurecen las realidades personales y las desigualdades internas dentro de un mismo país.

No hace mucho se publicó el Índice de Competitividad Europea 2013 que contempla la situación regional de Europa y la compara de acuerdo con unos índices cuantitativos en su mayor parte. Todos ellos medibles estadísticamente para asegurar resultados coherentes: unos pilares básicos que son los motores de cualquier economía.Pilares básicos del índice de competitividadLos resultados dan una foto distinta de los que algunos piensan. Las desigualdades internas son tan enormes que existen regiones que tardarán décadas en alcanzar unos niveles de prosperidad similares a los que hoy disfrutan las regiones europeas más avanzadas. E incluso, se podría decir más: algunos no lo alcanzarán nunca. Esto lleva a plantearse, además, otro problema; como es la dificultad futura de atender las necesidades de aquellas regiones que han decidido, por las decisiones políticas locales, quedarse en la vía de la subvención. Llegará un momento en que las políticas llamadas sociales no sean sostenibles económicamente. Algo que llama a la construcción de clusters económicos dentro de la propia Unión Europea.

Volviendo al Índice de Competitividad Regional, lo primero que se observan son las disparidades. La figura siguiente lo muestra con detalle. La zona verde son las regiones más competitivas y por lo tanto más prósperas. Las que se encuentran en rojo o en un fuerte anaranjado están fuertemente retrasadas, lo que también indica sus tasas de desempleo y sus enormes necesidades de financiación pública para sostener a grandes masas de población sin recursos.Regional Competitive Index Europe 2013

Por ejemplo, el paro en España tiene una estrecha relación con la situación competitiva de sus Regiones (Comunidades Autónomas) tal como se puede ver en el siguiente gráfico.Tasa de paro España 2013

El retraso competitivo de algunas regiones españolas presenta un panorama muy complicado hacia el futuro, tal como muestra el siguiente gráfico cuya figura principal se encuentra en un interesante estudio de BBVA Research donde se ha modificado la figura que aparece en el Estudio Europeo de Competitividad Regional para mostrar el esfuerzo de convergencia que sería deseable en España.Situación Regional Competitividad España

Viendo el gráfico, en España (ES), sólo la Comunidad e Madrid (punto rojo), si bien como el resto de Regiones españolas ha caído respecto de la posición de 2010 (6 lugares en este caso), se encuentra en una posición cercana a las Regiones más competitivas de Europa y con mayores posibilidades hacia el futuro. Detrás (puntos azules oscuros hacia abajo) se encuentran ya alejadas: País Vasco (114), Navarra (142) y Cataluña (153). Luego, La Rioja (181), la Comunidad Valenciana (182), Aragón (183), Murcia (192), y Castilla y León (194). Siendo las Regiones más deprimidas: Ceuta (247), Melilla (245), Extremadura (234), Castilla La Mancha (216), Andalucía (213) y Canarias (216). Que demuestran que la convergencia con Europa no se ha logrado después de los esfuerzos realizados en los últimos años donde los Fondos Estructurales se pensaron para ayudar en esa convergencia.

¿A qué se debe este retraso? Sin duda ninguna se trata de un aprovechamiento deficiente de los recursos, muy influido por la situación política e institucional que, como hemos desarrollado en este blog, influye determinantemente en la economía. Se trata de una geoeconomía regional donde la acción política impide la modernización real de las comunidades regionales, fundamentalmente por su excesiva presencia en la vida económica y social que hace mercados ineficientes y muy politizados. Basta leer el libro de Acemoglu y Robinson, ¿Por qué fracasan los países? para constatar este efecto. Algo también tratado en Codicia financiera, especialmente en su capítulo 9: La destrucción de la clase media.

zp8497586rq
zp8497586rq
Publicado en Economía, Geoeconomía | Etiquetado , , , | Comentarios desactivados