¿Funcionará en Europa el modelo económico alemán para todos los países?

Los ajustes financieros actuales en economías como la española, la francesa o la italiana siguen el modelo alemán impuesto con determinación desde 2003: control férreo de la inflación, ajuste de los salarios a la productividad y contención del déficit público; eso sí manteniendo un potente crecimiento económico proveniente de su maquinaria industrial. En lo relativo a la deuda parece, sin embargo, que ha habido más laxitud pues supera el 83% del PIB.

Aún así los tres países mencionados, los mayores de la zona euro, presionados por Alemania han acometido una serie de reformas y de ajustes que sentirá la población dolorosamente. Recortes que, sin crecimiento económico, auguran tiempos muy difíciles.

La Fundación CAPEC (Crises-Analyses-Propositions-Expérimentations-Communication) hizo el pasado año en abril un interesante análisis en relación con lo que decimos. Análisis que sigue teniendo su actualidad.

1.- Empecemos por los salarios y la productividad, algo que demuestra porqué Alemania está mejor que el resto y porqué busca implantar su modelo. Cuando se compara Alemania con el resto de países se ve la diferencia. Alemania en este sentido ha ajustado su economía a la realidad y no ha vivido por encima de sus posibilidades como el resto. Veamos: 1) Desde 2003 la productividad siempre ha sido mayor que el coste laboral por trabajador, con diferencias que llegaron a casi 12 puntos porcentuales en 2008. 2) Los costes salariales unitarios en Alemania son los que menos han crecido en los últimos años en la Eurozona, donde España e Italia los aumentaron un 40% en los últimos 10 años. Y 3) Los costes en la industria son en términos relativos menores que los de los países de la Eurozona, según muestra el último cuadro de los tres aquí mostrados.

Declutter Fast – How To Declutter Your Home!arios Alemania» src=»http://babylon.no-ip.info/geoeconomia/wp-content/uploads/2012/02/Productividad-y-salarios-Alemania.png» alt=»» width=»887″ height=»316″ />

2.- Vayamos al empleo en la industria. Desde 1999 la tendencia es decreciente, si bien Alemania (e Italia) se mantienen por encima de países como Francia, Japón, Estados Unidos y el Reino Unido, lo que demuestra una estructura económica más manufacturera que de servicios, algo que les diferencia de manera muy importante de otros países como podría ser España.

3.- Alemania, al menos con estos datos, parece ser la locomotora industrial de Europa. Los costes unitarios salariales están contenidos, es un país fuertemente exportador, sus inversiones en I+D son las mayores de la Unión Europea, y la capacidad de autofinanciación de sus empresas industriales supera el 100%. Sin embargo, hay que tener en cuenta otras circunstancias: la deslocalización de la industria alemana tiene una fuerte presencia en Europa. En concreto, mantiene déficits comerciales importantes con países como Hungría (casi 3.000 millones de euros) o la República checa (algo más de 2.000 millones). Así como con China, de donde importa masivamente productos intermedios para su industria. Por otro lado, la contención salarial debilita su demanda interna, y su economía es fundamentalmente soportada por la exportación (alrededor del 40% de su PIB), con lo que los problemas alemanes se parecen en cierta medida, a los de China.

4.- El modelo alemán no es trasladable de manera directa a otras economías. La clave para salir de la crisis actual será hacer esfuerzos en el crecimiento económico, lo cual exige movilizar los recursos de la economía real.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía, Geoeconomía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.