El próximo futuro económico de Europa y España: ¿qué hacer?

Como ya hemos comentado, ayer salía la noticia de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) las estimaciones de la Eurozona para 2012 y 2013. El informe definitivo saldrá publicado la próxima semana. En concreto, estima que Europa sufra una contracción del -0,5% en su Producto Interior Bruto (PIB), en lugar de su estimación anterior de un 1,1%, durante 2012 y un crecimiento del 0,8% en 2013 en lugar del previo 1,5%.  E, igualmente, a nivel global estima un crecimiento del 3,3% en lugar del original 4% y para 2013 un 4% en lugar del anterior 4,5%. Muy malas noticias. A lo que se unen sus nuevas previsiones de crecimiento o decrecimiento del PIB por países:

  1. Italia en recesión durante los próximos 2 años: -2,2% en 2012 y -0,6% en 2013
  2. España en recesión durante 2012 y un débil crecimiento en 2013: -1,7% en 2012 y 0,8% en 2013
  3. Alemania, 0,3% en 2012 y 1,5% en 2013
  4. Francia, 0,2% en 2012 y 1,0% en 2013
  5. Reino Unido, 0,6% en 2012 y 2,0% en 2013

Para Estados Unidos estiman un crecimiento del 1,8% en 2012 (lo mantiene el FMI según las previsiones anteriores) y un 2,2% en 2013 (bajándolo del 2,5% original). Lo dicho muy malas noticias, pero especialmente para la Eurozona y, concretamente, para Italia y España que deberán pasar por dolorosos períodos de recesión si se cumplen estas previsiones. Recesión o crecimiento débil implica aumento del desempleo y nuevos y fuertes ajustes de las economías, es decir, una senda hacia la pobreza.

¿Es el FMI una fuente fiable en sus previsiones? Veamos primero el siguiente gráfico donde se muestra la contribución al crecimiento global durante los últimos 10 años. Es evidente la pérdida de peso de Europa en el contexto global. Y, por supuesto la de Japón y Estados Unidos. El futuro económico parece residir, en cuanto al crecimiento económico, en China, India (no mostrada en el gráfico) y el resto de economías emergentes. Y es aquí donde nacen los problemas europeos: pierde influencia económica a nivel global, y por lo tato, también en lo geoeconómico. Y esta pérdida de influencia se traduce en dificultades. Es como si ya no tuviera nada que ofrecer al mundo.

Volvamos a la pregunta anterior, ¿está en lo cierto el FMI? Es cierto que las incertidumbres para los países desarrollados es enorme: en lo económico y en lo geoestratégico como ya hemos comentado en este blog, fundamentalmente por la dependencia energética de Europa que supera el 80% de sus necesidades. Vayamos, sin embargo, por partes.

Lo primero que hay que resaltar es que cualquier previsión económica hoy está sujeta a grandes incertidumbres. Sin embargo, siempre se puede estimar el futuro cercano cuando se conocen, más o menos, los problemas y las capacidades que se tienen para resolverlos. En este sentido, existe un reciente estudio del European Forecasting Network (EFN) donde se llega a interesantes conclusiones. Se trata del Economic Outlook for the Euro Area en 2012 y 2013. Según este estudio, las perspectivas de futuro no son desde luego muy optimistas, partiendo como decimos de la situación de 2011. Las mayores preocupaciones están en lo siguiente:

  1. La crisis de confianza, incluso con los resultados positivos de las últimas colocaciones de deuda, no está aún superada. Y muy singularmente en países como España o Italia, sin olvidar los problemas de Francia que se agravarán sin duda.
  2. Las condiciones financieras de los bancos europeos están muy comprometidas. Por dos motivos. Uno, debido a su exposición a la propia deuda soberana de los países donde operan. Y, dos, por la crítica situación de muchos de ellos, necesitados de fuertes reconversiones, fusiones, y sobre todo de equilibrio patrimonial.
  3. El débil crecimiento esperado de la economía mundial que afectará a las exportaciones de los países de la Eurozona. Lo que hace pensar en menores crecimientos de sus economías. En el estudio que comentamos del EFN lo estima en un débil crecimiento del 0,3% en 2012 y un 1,2% en 2013, similar al 0,5% y 0,8% que prevé el FMI. Véase el siguiente gráfico.
  4. Las estimaciones de inflación en este sentido aparecen controladas. El EFN las estima para Europa en el 1,8% en 2012 y un 1,3% en 2013, sin embargo, no considera el efecto del precio ascendente del petróleo que, además, puede agravarse con la situación en el Golfo Pérsico, que puede derivar en cu

    atro escenarios de diferente probabilidad: 1) una improbable guerra iniciada por Irán; 2) un posible ataque aliado a las instalaciones nucleares iraníes, que ocasionaría un enorme conflicto sin duda; 3) una posible paralización de la escalada nuclear iraní; y 4) un probable embargo petrolífero de graves consecuencias para Irán y para algunos países de la Eurozona, como son Grecia, Italia y España. Tampoco tiene en cuenta el estudio del EFN la situación del cambio euro/dólar que, aunque en el siguiente gráfico no llega a ese nivel, algunos estiman que incluso pueden alcanzar la situación inicial de 1999: 1 dólar igual a 1 euro. De ser así, el efecto de los precios de las materias primas incidirían negativamente en los problemas de déficit ya que Europa depende, como hemos dicho, más del 80% del petróleo exterior.

Este estudio da igualmente otras previsiones, que a Noviembre de 2011 no presentaban una buena situación para Europa como indica el siguiente cuadro. Todos los análisis muestran una deprimida Europa.

A Europa le sucede lo que suelo denominar como los desajustes de la globalización. En el contexto global hay que actuar en global, con claros planteamientos y con una oferta atractiva, por lo que las debilidades de Europa y, por tanto, de los países que la componen viene de esta carencia: cuanto más fraccionamiento, mayor debilidad, y cuanto menos que ofrecer, peor. Sobre todo en un contexto en el que Europa es muy frágil por la ausencia de materias primas, especialmente de petróleo y gas.

¿Qué se puede hacer en este complejo escenario? A mi modo de ver, se necesita actuar en lo político, en lo económico y en lo geoeconómico con criterio global.

  1. En lo político, la EU-27 no tiene sentido tal y como está planteada. Hay que reconocerlo y estructurar una unión política más estrecha por fases. Primero con un núcleo de países fuerte que demuestre al mundo que la Unión Europea va en serio. Y, segundo, que esa Unión Europea tenga un papel relevante en las decisiones críticas del mundo globalizado con una sola voz. ¿Será posible? Yo lo veo muy improbable por la falta de liderazgo en los mandatarios europeos y en los recelos de unos con otros. Los europeos no nos sentimos realmente europeos. Lo que debilita nuestra posición en un mundo global.
  2. En lo económico, no basta una política fiscal unificada ni una moneda única. Se necesita una política económica coordinada que aborde los mercados con capacidad de liderazgo, cosa que actualmente no se da: cada país europeo actúa en el exterior independientemente, lo que aumenta las debilidades. Sería preciso, además, actuar en dos líneas: una con una política energética común y otra con un programa comercial común. De otra manera, las economías orientales seguirán marcándonos el paso.
  3. Geoeconomía es liderazgo global, con soft power, si es necesario con hard power, pero sobre todo con smart power. Europa debería tener un liderazgo claro en mercados globales pero, muy singularmente en África y en Sudamérica. En África, ingleses y franceses llevan sus estrategias de forma independiente, con lo que China es la que se está haciendo con las materias primas y con los mercados africanos. Volveremos sobre este tema en el blog.
  4. Sudamérica debería ser escenario español coordinado con el resto de los europeos. España ha perdido influencia en esa zona y le será cada vez más difícil recuperar el tiempo perdido.
¿Y de España? Desde 2008 vamos en caída libre en lo económico, y las previsiones para 2012-2013 no son muy esperanzadoras. ¿Qué hacer? Cono lo dicho para Europa: las políticas de ajuste fiscal no sirven sino se acompañan con políticas geoeconómicas. Esto significa liderazgo en los mercados globales. Una capacidad que España ha tenido olvidada en los últimos años y que le será difícil recuperar. Será preciso un importante programa de inteligencia económica para lograr una mejor posición geoeconómica.
zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía, Geoeconomía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El próximo futuro económico de Europa y España: ¿qué hacer?

  1. Ramon M dijo:

    ¿España es un país que actúa con estrategia ? y Europa ?
    ¿es necesario un instituto de prospectiva ? El que había fue eliminado.
    Sr.Eduardo ¿Quien hace dicho » programa de inteligencia económica para lograr una mejor posición geoeconómica» ?
    Parte del capital fluye hacia donde «se esta generando más conocimiento» donde hay mas proyectos, mas innovación, hay países que saben funcionar con modelos de triple hélice, países con mejores enlaces empresa-universidad, países donde las pymes pueden crecer porque hay mas colaboración entre empresas y entre universidad y pymes.
    Todos estos temas que analiza en este blog, su libro que próximamente leeré, y los artículos que ahora leo en http://www.choiseul.es/ son claves para enfocar la salida de España de la crisis que nos espera en la próxima década.
    Saludos, Ramón.

    • Tener estrategia es tener un plan. Y actuar con «inteligencia» es tener una estrategia y llevarla a cabo de manera eficiente. Tener una estrategia se puede tener, y supongo que todos los Gobiernos la tienen; llevarla a la práctica a nivel de país es algo muy complejo por los condicionantes políticos, económicos y sociales. Hay cosas que un Gobierno nunca puede controlar. Seguramente sería necesario un Instituto de Prospectiva como dice, y mucho más en lo económico donde me parece imprescindible que España desarrolle e implante una estrategia en inteligencia competitiva. De esto hablo en el libro Geoeconomía: en la economía global la inteligencia estratégica es uno de los factores clave. Comparto además sus ideas del modelo de triple hélice que me parecen muy interesantes. Gracias por los comentarios.