Geoeconomía

El objeto de la Geoeconomía

La Geoeconomía es una nueva ciencia que se puede definir como “el análisis de las estrategias de orden económico y comercial decididas o influidas por los Estados dentro de los intereses que los animan, a fin de proteger sus economías en el contexto económico global, o para dotarse de las tecnologías o productos que consideran estratégicos para su supervivencia o desarrollo futuro”.

La Geoeconomía viene a dar respuesta a las complejidades del mundo globalizado en el que se entrelazan los aspectos geopolíticos, geosestratégicos y la economía globalizada. Todo en un marco regional que trasciende los Estados; y su comprensión requiere un eficaz sistema de información económica.

La Geoeconomía asienta sus bases en la geoestrategia, la geopolítica internacional y en la economía global, y permite comprender los hechos locales o globales desde esta perspectiva. Además, los equilibrios de poder entre los diversos Estados tienen un efecto regional que se traduce en problemas geoeconómicos, geopolíticos y geoestratégicos. Los retos geoeconómicos abarcan las materias primas, las guerras del agua, el medioambiente, etc..Todos ellos en difícil equilibrio y causantes de desequilibrios económicos.

La información convertida en poder es más que nunca la clave de la competitividad actual de los Estados. La inteligencia económica ayuda a obtener la información competitivamente estratégica, y facilita su análisis para servir a objetivos empresariales concretos. La inteligencia competitiva, sin embargo, no es espionaje industrial, sino que sus procedimientos de obtención de información pasan por Internet y por eficaes aplicaciones informáticas de búsqueda y tratamiento de la información, de vigilancia corporativa, de seguimiento de los cambios tecnológicos, de instrumentos para analizar la información sectorial, etc. Se trata de un elemento clave para comprender los movimientos estratégicos que afectan directamente a las empresas que operan internacionalmente.

Estrategia Internacional y Geoeconomía

En un mundo globalmente globalizado, en muchos de sus aspectos, no basta conocer las causas y los agentes que las determinan, ni tampoco basta tener la información adecuada. Es preciso, además, establecer las estrategias que permitan lograr los objetivos empresariales, políticos o sociales que se quieran lograr. No es lo mismo, por ejemplo, actuar según parámetros multinacionales en un sentido multidoméstico, que abordarlos desde una óptica global.

Las consecuencias de la globalización afectan por igual a las sociedades y a las empresas. Y en este último caso, cambian de manera determinante la cadena de valor de las empresas globalizadas. Tanto es así que, en muchos casos, la globalización de los mercados ocasiona pérdidas en la soberanía de los países, crean pobreza, afectan al medio ambiente y a la cultura local. Lo que viene producido por, al menos, cinco causas: (1) reducción de las barreras arancelarias, (2) liberalización de los mercados, (3) industralización y modernización de las estructuras económicas, (4) integración de los mercados financieros a nivel local, y (5) profundos cambios tecnológicos.

En consecuencia, las empresas que pretendan ser unos actores importantes en el complejo mundo económico global deberán buscar de forma simultánea tres objetivos estratégicos:

  1. Construir una eficaz cadena de suministro
  2. Desarrollar una flexibilidad global de manera que pueda gestionar riesgos y oportunidades a nivel local o regional
  3. Tener la habilidad de aprender de sus experiencias internacionales y transmitir ese conocimiento de una manera rápida y global

Es aquí donde se percibe con claridad la necesidad de desarrollar una estrategia ligada al conocimiento de las claves geoeconómicas.

Los comentarios están cerrados.