La economía europea y el problema del paro en España

Alemania y Francia dirigen el porvenir de Europa. Una nueva Europa está en ciernes y el resto de los países parecen convidados de piedra. Son 5 las economías más potentes de Europa: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España. Y cuatro de ellas están en a llamada Eurozona: Alemania, Francia, Italia y España; lugar donde se dirigen de manera especial los ataques contra las emisiones de deuda soberana. Ataques que se hacen de manera indirecta sobre países menores desde el punto de vista económico, como es Grecia. Una situación que se ha hecho crónica por falta de decisiones rápidas en su momento. Supongamos que a finales de 2009, el FMI (Fondo Monetario Internacional) se hubiera encarga do de Grecia. A buen seguro Europa no estaría, en lo económico, donde está. Y eso habría sido un evidente mensaje a los mercados especulativos. Pero estamos donde estamos. Sin embargo, dónde estamos ni se explica bien, ni se entiende del todo.

El problema parece ser la deuda llamada soberana. Y, según se dice, los problemas con mayor deuda son los que más sufren. Empecemos por este capítulo: la deuda soberana. Y tomemos los países de referencia antes aludidos: Alemania, Francia, Inglaterra, Italia y España. Son los mayores económicamente hablando.

Esta figura realizada en base a datos homogéneos, pone en perspectiva lo que ha sucedido desde 1992, con dos hitos singulares: el lanzamiento del euro el 1 de enero de 1999, y el comienzo de la crisis económica a finales de 2007, inicios de 2008.


Desde luego, España en este capítulo no está peor que Francia, Alemania o Inglaterra. De hecho es el país menos endeudado en términos de deuda/PIB. Claramente, Italia desde el inicio de los noventa está, con mucho, fuera de órbita, como se suele decir. No se entiende, por tanto, que los ataques se hayan dirigido y se dirijan contra España si no hubiera otras consideraciones.

Tomemos otro capítulo que se ha realizado usando igualmente datos homogéneos. Se trata del déficit. Otro de los elementos que se suelen tomar como referente para indicar lo mal que está una economía y el porqué de sus altas rentabilidades de las emisiones de deuda. ¿Cuales han sido los déficit desde 1992? SAquí las diferencias, tal como muestra esta figura son relevantes, con algunos detalles interesantes.

Primero: Alemania pagó con gran déficit su integración a inicios de los noventa. Casi el 10% de déficit en 1995.

Segundo. Italia nuca ha mostrado superávit en sus cuentas públicas, ni siquiera en los tiempos de mayor bonanza económica. Y lo mismo se puede decir de Francia. Son economías financiadas siempre desde el exterior. Una nueva forma de economía keynesiana que no atiende al ciclo.

Tercero. La crisis abre un nuevo marco económico: todos estos países que estamos considerando entran en fuertes déficit. Lo que demuestra lo caro que es financiar el Estado de bienestar y en el caso, español e inglés, lo absurdo de las políticas de deuda, que llevaron el déficit al 11% del

PIB en 2 años. En el caso español, más del 13% de caída en 3 años, en el período 2006-2009.

Vayamos ahora al corazón de la crisis con dos consideraciones. La primera, la inflación y la segunda desempleo,  cuyos dos gráficos están hechos igualmente con datos homogéneos como los anteriores.

Vayamos a la inflación. Sorprendentemente el Reino Unido muestra signos de cierta preocupación, mientras que el resto de economías se mantienen en niveles aceptables dentro de ciertos márgenes. Una prueba de que la libra, la moneda inglesa,penaliza de alguna manera los movimientos inflacionarios del Reino Unido.

Vayamos al desempleo. El gráfico es elocuente. El desempleo en España está desbocado. Y este es el problema real de la economía española. No lo son, ni la deuda, ni el déficit, ni la inflación. Es el paro la lacra que destruye la economía española por los cuatro costados. Un fenómeno que, contrariamente a lo que se piensa, no tienen que ver con un fenómeno estructural, sino con uno político, en el que la política de inmigración descontrolada de los últimos años ha constituido el eje de deterioro fundamental de las cuentas públicas en los últimos años. A lo que se han sumado, evidentemente, otros factores como puede ser la incidencia del sector inmobiliario en la crisis económica, el crecimiento del paro y el deterioro del sector financiero, excesivamente expuesto al riesgo inmobiliario. En el que de nuevo la inmigración aparece como un factor determinante.

Basta para ello analizar la evolución de la inmigración en España desde 1998 para ver la realidad del problema. Un estudio de La Caixa (Emigración y Estado de bienestar en España) muestra e problema que mostramos: un crecimiento exponencial de la inmigración de forma exponencial y sin control real, como indica la siguiente figura.

De un total de inmigrantes que pasa de 630.000 personas en 1998 a casi 6 millones en 2010. Una situación que no tenía los mecanismos imprescindibles para acoger a tal volúmen de personas, con tanta rapidez, y mantenerlo en el largo plazo. Una situación que impacta de lleno en la estructura del estado de Bienestar español y, en consecuencia, en la economía real cuando se presenta la crisis: cae el consumo y se deteriora el sistema financiero.

Y es aquí donde reside el verdadero problema de la economía española: el paro. Donde será imprescindible habilitar mecanismos en el mercado de trabajo para salir de esta coyuntura. Lo que necesita  una profunda reestructuración del mercado de trabajo. Si esto serán años de dificultades en lo económico y en lo social.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.