27 de noviembre de 2011: donde estamos

Ha pasado una semana desde las elecciones legislativas en España. El centro-derecha ha ganado con mayoría absoluta. El partido del Gobierno ha tenido una importante caída, aunque se mantiene como segunda fuerza, pero muy lejos del Partido Popular: 186 escaños del PP contra 110 del PSOE. Los primeros tendrán que sacar a España de una dramática situación económica. La herencia no presenta más que deudas, se mire por donde se mire. Algunos partidos, sobre todo los que se sienten perjudicados por el cómputo electoral claman por una revisión profunda del sistema. Un sistema que se basa el la Ley D’Hont, y que utilizan nada menos que 15 países europeos, entre los que se encuentran, por ejemplo: Austria, Bélgica, Finlandia, Francia, Holanda, Polonia, Portugal y Suiza. También están varios países del continente sudamericano, así como Japón, Turquía e Israel.

Para el caso español existe una calculadora on-line cuya presentación damos aquí.

Hoy, sin embargo, es también un día con efemérides interesantes. Por ejemplo, en 1953, un 27 de noviembre, se procedía a la unificación europea. Una Europa aún sin rumbo en lo económico, y en lo político. Hasta Alemania se encontró esta semana con dificultades para colocar su deuda en el mercado. La crisis de deuda aprieta a todos incluso a los que parecen más poderosos. Francia por su parte ha sido alertada por las agencias de rating que podría perder su estupenda AAA. No digamos Italia que puso en el mercado más de 10.000 millones de dólares al 6,5% de interés. Una barbaridad, cuando a finales de octubre la rentabilidad de los bonos italianos estaba alrededor del 3,5%. Algo ocurrirá más pronto que

tarde en esta Europa despistada y sin rumbo. Y no precisamente lo mejor. Los hay que piensan en un colapso económico. Desasiado tremendista a mi parecer. Aunque la situación tampoco ha sido muy positiva en , donde el índice 500 de Standard & Poor’s se dejó casi el 5% durante la semana y el NASDAQ más del 5%.

Incluso la Unión Europea en sus proyecciones para 2011 no acababa de verlo muy claro. Aunque el escenario de crecimiento esperado lo estimaba en dicho análisis por encima del 1%, las condiciones actuales y los riesgos que sobrevuelan las economías periféricas (y no tan periféricas) dan un panorama según el cual puede pasar cualquier cosa. Basta ver la siguiente figura. Nadie está seguro de nada, ni siquiera los especialistas económicos de Bruselas ni de los Bancos Centrales, incluido el BCE.

Una situación que, al final, es previsible que acabe el año en las zonas más bajas del gráfico, es decir negativa, pues todos los países sufren la crisis y las perspectivas no serán mejores que lo indicado por este estudio. Baste ver el caso de España donde el estudio referido proyectaba alcanzar un déficit menor del 5%, todavía más optimista que el 6% predicho por el Gobierno español, cuando ya no hay nadie que soporte esta cifra y se habla del 7% o incluso más arriba. Una situación preocupante para 2012 que, desde luego, no será mejor que 2011.


zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.