OTAN (NATO), 65 años, y el problema de Ucrania

La Organización del Atlántico Norte (OTAN), que nació en 1949, cumplió 65 años el pasado 4 de abril. Un hecho que poco ha trascendido en los medios de comunicación y, sin embargo, se trata de un hecho relevante por la relevancia geopolítica que tiene y ha tenido esta organización a través de la historia reciente. Una organización creada al amparo del Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, en la que se dice que la OTAN tiene como misión salvaguardar la libertad y la seguridad de sus miembros a través de medios políticos y militares. El derecho de asistencia mutua —indicado en el artículo 5 del Tratado— indica que cualquier ataque armado contra uno o más aliados sea considerado como un ataque contra el conjunto de la alianza. Una circunstancia que sólo se puso en marcha como consecuencia de los ataques terroristas a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. En la actualidad, consta de 29 miembros tal como muestra el mapa.

NATO Members

La OTAN se fundó, en lo fundamental, como respuesta al expansionismo de la Unión Soviética, pero no sólo: también trató de impedir nuevos brotes de dictaduras fascistas de corte militar en Europa permitiendo una presencia muy activa y potente de los Estados Unidos en Europa, a la vez que ayudaba en la integración europea.

En la actualidad la OTAN se guía por Concepto Estratégico de 2010, una lista de 38 puntos, que incluye la cooperación en materia de seguridad con terceros, y además entra de lleno en los aspectos de seguridad económica, especialmente en lo relacionado con cyberataques (punto 12). Este concepto estratégico se lleva a cabo mediante la puesta en marcha de foros de asociación como la Alianza Euro-Atlántica, el Diálogo Mediterráneo o la Iniciativa de Cooperación de Estambul (ICI).

Y entra aquí el problema de Ucrania, cuya escalada puede terminar en una guerra civil en el país de imprevisibles consecuencias. Un hecho que venía larvado desde hacía mucho tiempo, pues la OTAN tenía, desde 2002, estrechos contactos con el Gobierno ucraniano con un plan bien definido en lo económico y con respecto a la seguridad.

El Plan de Acción OTAN-Ucrania había sido puesto en marcha el 9 de julio de 1997, según un Acuerdo firmado en Madrid donde se abría un campo de cooperación con un país estratégico para los intereses de Rusia. Un Plan que abarcaba aspectos de cooperación en política y seguridad, tanto en lo relativo a asuntos de política interna, como de política internacional y seguridad; asuntos económicos, que abrían toda una serie de actividades geoeconómicas que se complementaban con una colaboración en asuntos de información, y cooperación en materia de defensa. Todo un esquema de harpower cuyas consecuencias no han tardado en florecer. Y donde la propia OTAN ha entrado en la escalada de acusaciones hacia Rusia.

Y es que el problema de Ucrania entra de lleno en los aspectos geoestratégicos y geoeconómicos en una zona altamente sensible a los intereses rusos. Basta ver la situación geográfica de la zona para observar que se trata de la salida de Rusia hacia el Mediterráneo que, de quedar bloqueada, llevaría a Rusia a no jugar ningún papel en el Norte de África, ni tampoco en Europa.Ucrania y el Mar Negro

Como se ve, la salida al Mediterráneo desde el Mar Negro pasa al lado de Estambul (Estrecho del Bósforo) para entrar en el Mar de Mármara y salir al Mediterráneo por el Estrecho de Dardanelos. Teniendo en cuenta que Turquía pertenece a la OTAN, y Bulgaria y Rumanía están en la Unión Europea, la importancia geoestratégica de Ucrania y, por tanto, la Península de Crimea, son esenciales para Rusia. Lo que, además, se une al hecho de que se trata de una zona de importancia estratégica para el paso del gas ruso hacia Europa y que, según se especula, tiene enormes reservas de gas todavía sin explotar, de lo que muchos medios, entre otros The Guardian, han dado bastante información.
Gaseoductos a través de Ucrania

Una situación que algunos analistas anticipan la posibilidad de una nueva etapa de Guerra Fría de muy negativos efectos para Europa.

Esta entrada fue publicada en Economía, Energía, Geoeconomía, Geopolítica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario