Los disturbios en Egipto y el problema del petróleo

Los conflictos sociales y políticos en Egipto están planteando en ciertos sectores una preocupación respecto de la evolución de los precios del petróleo y de las posibilidades de cortes en el suministro. E igualmente con el gas, dado que Egipto es un importante productor de África. Conviene, sin embargo, analizar con detalle la situación para ver su posible evolución.

1.- El problema político. Hace un año los Hermanos Musulmanes, una organización política islamista nacida en 1928 en Egipto después del colapso del Imperio Otomano, llegaron al Gobierno del país. Los Hermanos Musulmanes, como otras organizaciones similares, mantienen el objetivo de implantar la sharia, rechazando todo lo que signifique la cultura occidental imponiendo un régimen político basado en el islamismo, ya que para estos grupos religión y estado son una misma cosa.Emblema Hermanos Musulmanes

Enseña de los Hermanos Musulmanes

Durante mucho tiempo fueron, bien marginados por los distintos Gobiernos (por ejemplo, Nasser los ilegalizó en 1954), bien usados en contra de los occidentales, como hizo el presidente Ismail Sadqi en la primera mitad del siglo XX.

Con la llegada al poder, después de las elecciones de 2012, con algo más del 50% de los votos se hicieron con el Gobierno bajo la presidencia de Mohamed Mursi, un Doctor en Ingeniería, formado en Estados Unidos.

La sociedad egipcia, sin embargo, no es mayoritariamente islamista, si bien, la entrada en el poder de los Hermanos Musulmanes era una referencia en todo el mundo árabe, ya que Egipto es el país más populoso, con más de 86 millones de habitantes.

Aunque, en principio, gran parte de la población egipcia pensó que los Hermanos Musulmanes eran gente honrada y competente que les podría alejar de mucho años de corrupción política, no por eso estaban de acuerdo en convertir Egipto en un país islámico. Tanto los cristianos coptos, cuyas iglesias han sido fuertemente atacadas en los últimos días, como gran cantidad de egipcios laicistas, como también otros islamistas de distintas opciones (por ejemplo, los Shia Muslims que tienen grandes diferencias con los suníes), y otra gran parte de la población educada en principios más occidentales llevaban mucho tiempo en contra del Gobierno de Mursi por su política y carácter de sociedad secreta con intereses ocultos. Una situación que reflejaba una encuesta del pasado 30 de junio, donde los Hermanos Musulmanes estaban totalmente aislados: el 64% creían que el Gobierno había sido mucho peor de lo esperado, y el 73% respondía que no había tomado decisiones acertadas. Algo que ha terminado al final con la acción del ejército y el derrocamiento del presidente, lo que ha dado lugar a enormes disturbios y ataques contra la población musulmana con una enorme cantidad de muertos.Ataques iglesis coptas egipto

Ataques a iglesias coptas – Egipto

2.- Evolución posible. No es previsible una guerra civil, dada la potencia que tiene el Ejército egipcio, que tratará de poner el orden por la fuerza y quizás se vuelva a situaciones anteriores con Gobiernos dictatoriales y marginación de los grupos islámicos radicales. Continuarán también las aciones de los Gobiernos occidentales para tratar de forzar la situación en el sentido de lograr una estabilidad en una zona tan sensible geopolíticamente, como eje de transporte indispensable en el Canal de Suez y país esencial en el equilibrio de fuerzas que se dan en Oriente Medio. Una compleja situación de imprevisible evolución, especialmente por la política de  indefinición que ha mantenido la Unión Europea al respecto. Y, quizás, por distintas razones, la inestabilidad de Egipto también interesará a Estados Unidos que no permitirán que evolucione más allá de lo que estimen como riesgo razonable. Ya que no tenemos espacio para comentar en profundidad la situación, recomendamos leer al libro escrito por Alaa Al Aswani, Egipto: Las claves de una revolución inevitable

3.- Petróleo y Gas. Egipto no es miembro de la OPEP. Es el 6º país de África en reservas de petróleo y el 3º en gas. Siendo el de mayor capacidad de refino en el continente con 9 refinerías. No es, por otro lado, un país esencial en la órbita mundial, ya que ocupa el lugar número 26 en producción de petróleo y el 13 en producción de gas, aunque es muy relevante en producción de gas licuado (GLP). Siendo el 4º suministrador  de GLP de la Unión Europea, por detrás de Qatar, Níger y Argelia. Por eso, da la impresión de que si el conflicto político no desemboca en una guerra civil, los mercados ya han descontado el efecto. El crudo Brent subió por encime de los 107 dólares/barril, con medio dólar de subida, muy lejos del anterior conflicto libio donde vimos el crudo por encima de los 125 dólares.

4.- Canal de Suez. Aquí reside uno de los graves problemas de Egipto en el caso de un conflicto interno de importancia. Algo que, como se ha dicho, no es previsible dada la potencia del Ejército egipcio. Controlar el canal de Suez necesitaría de enormes recursos militares. Aún así, conviene la reflexión. El Canal de Suez es una fuente muy importante de ingresos para el Estado egipcio (5.000 millones de dólares en 2012), con un incremento de tráfico en 2012 respecto de 2011 del 24%, alcanzando los 138 millones de toneladas. A lo que hay que añadir al más desconocido: el oleoducto SUMED, que incorpora una cantidad adicional muy relevante en la zona, si bien mucho menos que lo que sucede en otros puntos estratégicos de tráfico en el mundo.Volumen de crudo en los pasos estratégicosPasos estratégicos de petroleros

Pasos estratégicos en el tráfico de petróleo

5.- Oleoducto SUMED. SUMED completa las rutas de petróleo hacia Europa. Se trata de una empresa donde el Gobierno egipcio mantiene el 50% y tiene el control de la gestión, y donde participan también: Arabia Saudita, los Emiratos y Kuwait. Tiene 320 kilómetros de longitud y es una alternativa al propio Canal de Suez.SUMED pipeline

SUMED pipeline

 Se trata de una gran infraestructura que podría ser objeto de ataques terroristas, aunque para ello necesitarían tener la capacidad suficiente, algo que no es totalmente descartable dada la longitud del oleoducto. Si ello ocurriera, la presión y la acción occidental se haría más efectiva, ya que un problema de suministro en el oleoducto tendría consecuencias claras en Europa.

6.- El caso de España. España tuvo desde antiguo fuerte relación con Egipto en materia de energía. La compañía Repsol tuvo una importante concesión de gas y petróleo que vendió a la empresa americana Apache Corporation por 410 millones de dólares en 2001. Siendo esta empresa el mayor propietario de terreno egipcio para explorar. Lo que llevaría un posible conflicto interno en Egipto hasta Estados Unidos.Apache Corp. en Egipto                                                     Apache Corp. en Egipto

Repsol, a través de la empresa Gas Natural-Fenosa tiene importantes intereses, especialmente en la planta de licuefación de Damietta, donde esta empresa española tiene el 80% de la sociedad SEDIGAS y el restante 20% pertenece a otras empresas de petróleo y gas locales. Una inversión de 1.400 millones de dólares (conjuntamente con otra planta en Qalhat) que hoy está, según ciertas informaciones, parada, ya que desde diciembre de 2012 no recibe gas pues se usa para necesidades internas de país. Una evolución que venía de atrás, pues pasó de representar el 12,3% en 2009, al 7,7% en 2010, para estar hoy sin actividad. Una circunstancia que abre un análisis especial respecto de la situación geoeconómica de España en Egipto que necesitará de importantes acciones de softpower..Planta de gas Damietta

Planta de Gas en Damietta 

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía, Energía, Geoeconomía, Geopolítica y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.