Spanish Disease – Un nuevo tipo de enfermedad económica

En economía se define el Dutch Disease como el problema que se ocasiona en la economía productiva por un incremento explosivo de los ingresos provenientes de los recursos naturales. La venta masiva de recursos naturales como el petróleo o el gas tiene un efecto en la revalorización de la moneda respecto de otras naciones, de manera que los productos manufacturados incrementan su precio de una forma que los hace poco o nada competitivos. Situación sorprendente, ya que la riqueza que proviene de la venta de estos productos destruye la economía productiva. Una situación que sucedió en Holanda a finales de los años cincuenta del siglo XX cuando se descubrió una enorme bolsa de gas natural en su subsuelo. O lo mismo que sucede en Venezuela cuyos ingresos dependen en un 90% del petróleo.

Existe, sin embargo, otra enfermedad económica más perniciosa poco estudiada pero muy característica de ciertos países, que aquí denominamos como Spanish Disease; que tiene que ver con un cierto aumento de la productividad y de la competitividad a la vez que se destruye empleo masivamente y la economía productiva permanece estancada. Algo que ocasiona un enorme problema social, a la vez que, en lo económico, da muestras de cierta prosperidad que sólo unos pocos disfrutan. Un hecho que se ha mostrado con carácter muy evidente en la crisis económica actual de España. Una enfermedad que, contrariamente, al la enfermedad holandesa, tarda muchos años en curarse si de verdad lo hace alguna vez. Volver a unas tasas cercanas al 10% llevará en el caso español a más de una década. Estamos hablando más allá de 2023. Donde muchas personas que hoy tienen 25 o 30 años no conocerán nunca un trabajo estable. Un drama social y económico al que los dirigentes políticos no suelen atender como se debe. Además, dado que los tiempos políticos no casan con los económicos, el problema se deja a las generaciones futuras que estarán soportando el peso de la deuda pública acumulada en las fases más críticas de la enfermedad.

Cuando se ve el estado del desempleo a nivel mundial, se observa este fenómeno con mucha claridad. Worlwide unemployment rate

No hacen falta  muchos análisis para ver que España comparte en lo que a desempleo se refiere lo más dramático de los países menos desarrollados de África y sólo Grecia le acompaña en Europa con similares niveles de desempleo. Y cuando se compara la situación con las economías desarrolladas se ve con claridad que este problema afectará a España en el futuro sacándola seguramente de este grupo de países, ya que no podrá mantener sus esquemas económicos estructurales por mucho tiempo. En especial el actual esquema de Estado de bienestar. Este cuadro muestra con claridad las diferencias. Unemployment rates top economiesp-content/uploads/2013/04/Unemployment-rates-top-economies.png» width=»1518″ height=»773″ />

¿Y cuales son las características de la Spanish Disease? Veamos:

1.- Débil o nulo crecimiento del PIB en base a la exportación con caída abrupta de la demanda interna. Lo que lleva a un aumento insostenible de la deuda pública que se estima que superará con mucho el 100% del PIB. Claramente se ve en estos gráficos (Ernst&Young Eurozone Forecast).Proyecciones 2016 PIB y deuda España

2.- Déficit estructural de las cuentas públicas, lo que obliga a un aumento constante del la deuda pública que se traduce siempre en aumentos de impuestos a los ciudadanos. Situación que perjudica a las clases medias y abre la brecha entre pobre y ricos. Es decir los más ricos siguen acumulando riqueza en contra de los más desfavorecidos. Este cuadro del análisis de Ernst & Young lo deja patente.España proyecciones económicas hasta 2017

3.- Débil recaudación por vía impositiva en un círculo vicioso que aumenta la economía sumergida e impulsa la subida de impuestos (directos e indirectos), lo que se traduce en la caída explosiva del consumo. Y vuelta a empezar.

4.- Contracción del crédito bancario a las pymes con aumento de las tasas de interés, lo que lleva a más destrucción de empresas pequeñas y aumento del desempleo, a lo que se une al crecimiento del carry trade (los bancos se financian al 1% y lo invierten en deuda pública a tipos por encima del 4%), lo que reduce la circulación monetaria y por tanto el PIB, lo que obliga a endeudarse más.

5.- Parálisis política y consolidación de los privilegios de la clase política. El escenario del Spanish Disease conduce a que son los ciudadanos los que soportan las cargas de la crisis económicas, la clase media va desapareciendo, se abre la brecha entre los que más tienen y los que menos tienen,  y la parálisis política contribuye al mantenimiento de sus privilegios, abriéndose las oportunidades para los elementos políticos antisistema que destruyen aún más la situación.

¿Qué hacer para evitar la enfermedad? ¿Cual es la terapia? ¿Existe algún medicamento contra esta plaga económica? Basta hacer lo contrario: estimular la inversión, facilitar el desarrollo de las pymes, abrir la democracia y cortar los privilegios políticos con una justicia independiente.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.