Hisdesat: geoeconomía en la industria espacial con España de fondo

La industria espacial es un tema que interesa a muy poca gente. Es asunto de especialistas. Y cuando se trata de actividades militares en el espacio se oscurece la información por motivos obvios. Pero la industria espacial y la utilización de satélites para todo tipo de actividades es vital en el contexto geoeconómico mundial.

El capítulo 16 de nuestro libro Geoeconomía: las claves de la economía global, publicado por Pearson, lo dedicamos a Las guerras económicas, y entre otros, introdujimos un apartado que titulamos Geoestrategia y conflictos geoeconómicos, donde tratamos entre otros temas el conocido sistema GPS, y como las otras potencias tratan de competir con su predominio en todo tipo de aplicaciones. Un sistema militar propiedad de Estados Unidos, que permite su utilización para fines comerciales. Fue puesto en funcionamiento por el Departamento de Defensa americano en 1994, con 24 satélites orbitando alrededor de la Tierra y del que dependen tanto los vuelos comerciales, como los indispensables sistemas de navegación de yates o automóviles.

Europa por medio de la Agencia Espacial Europea, se embarcó en el proyecto Galileo para contrarrestar este poder de los Estados Unidos, así como otros países, especialmente Rusia con sus 22 satélites Glonass, y China con los 35 satélites del sistema Beidou (Compass), que tratan de dominar el espacio con fines militares.

Según la Union of Concerned Scientists existen actualmente unos 1.000 satélites orbitando alrededor de la Tierra. Nadie repara en ello y ningún medio de comunicación se hace eco del problema, pero la basura espacial que rodea la Tierra es uno de los asuntos más graves que tiene el planeta ante sí. Baste ver la foto siguiente. Volveremos a ello en otro blog.

Pasemos ahora, después de esta introducción, al objeto del blog de hoy: el trasfondo de HISDESAT. Se trata de un satélite militar que nace de una alianza entre España y Noruega que se firmó en septiembre de 2010 entre la ministra española de Defensa entonces, Carme Chacón, con su homónima noruega, Grete Faremo. El nombre inicial del satélite fue de . La foto muestra el acuerdo entre los dos países representados por ambas ministras.

¿Y cual es el trasfondo de este acuerdo y el problema geoeconómico que existe?

Se trata de la adjudicación del satélite Hisdesat (Hisnorsat): ni España ni Noruega son capaces por ellas solas de abordar un proyecto de este tipo. ünicamente, ambos países pueden limitarse a fabricar partes del satélite, nunca el sistema en su totalidad. Se trata de una inversión de unos 320 millones de euros por la que compiten dos consorcios: uno europeo constituido por una alianza entre EADS (Astrium) con Thales Alenia-Space, y el otro por la empresa estadounidense Space Systems Loral. Los primeros ofrecen un retorno industrial para España y Noruega superior al 60%, mientras que Loral juega con el precio que es menor: se dice que un 5% menos.

La decisión la tiene España, ya que es mayoritaria en Hisnorsat. Los Estados Unidos, aparte del softpower y el lobby que realizan para obtener este contrato, tienen la ventaja de que son socios de Hisdasat mediante la sociedad Xstar donde Loral tiene la mayoría del capital (un 56%).

Con los problemas económicos de España y la necesidad de soporte económico desde la Unión Europea, una decisión hacia la empresa americana tendría sin duda consecuencias graves. Ya que en EADS participan italianos, alemanes y franceses, aparte de los españoles que, con un 5% del capital en EADS obtiene retornos industriales del 14%.

Sería desde luego una mala decisión inclinarse por la solución americana: no habría retornos industriales y España quedaría más aislada en Europa. La opacidad de todo este programa no es desde luego beneficiosa para los intereses de España. Parece que la decisión la tiene el Ministerio de Defensa español, sin embargo, se trata de una cuestión de Estado.

Esta entrada fue publicada en Economía, Geoeconomía, Geopolítica y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hisdesat: geoeconomía en la industria espacial con España de fondo

  1. PEDRO MIER ALBERT dijo:

    Querido Eduardo, he leído el comentario sobre HisNorSat y contiene algunos aspectos inexactos. En particular no es cierto que en caso de que ganara Space Systems Loral no habría retornos industriales para las empresas españolas. Los habría y la participación en el proyecto de las empresas españolas no pertenecientes a los grandes grupos y con decisión en España sería muy superior a la ofrecida en el caso de la propuesta alternativa. Por otro lado esta decisión no supone quedar descolgados de Europa ni ir contra los intereses españoles. Creo que es importante discernir entre intereses españoles e intereses de determinadas empresas españolas. Siendo todos ellos defendibles, creo que para nuestro país la mejor elección sería la que asegurase la mayor participación sostenible en el tiempo y que mejor contribuyese al mantenimiento y crecimiento de la capacidad tecnológica e industrial de las empresas españolas, con prioridad para aquellaas que toman sus decisiones y fijan su estrategia desde nuestro país.
    Cuando quieras lo comentamos personalmente.

Deja un comentario