Un modelo de crecimiento a medio plazo

Un lector de nuestro blog (José Antonio Gibanel) me envía un interesante artículo respecto sobre la influencia de la I D en el crecimiento económico. El Instituto Choiseul España ya realizó un importante trabajo sobre este tema (Innovación y cambio de modelo económico), pero este artículo que presentamos más abajo no lo tuvimos en su día y por ello no se publicó entonces; y creo que, aunque algo técnico, puede ser de interés a los lectores de este blog.

UN MODELO DE CRECIMIENTO A MEDIO PLAZO

por José Antonio Gibanel 

1. A modo de introducción y resumen

En realidad éste es un trabajo sobre I D, sobre cómo ésta influye en el crecimiento a medio y largo plazo. Para ello en esta primera parte realizamos un intento de establecer cuáles son las pautas de crecimiento en el  medio plazo. Usaremos datos de la Economía Española  en el periodo 1965-2011. Una segunda parte tendrá que abordar el modelo de crecimiento a largo plazo y su relación con la I D.

En gran medida procedemos según indican los manuales de macroeconomía para el medio plazo, vemos cómo una economía intercambia inflación y empleo, salarios y empleo y descontamos el exceso de liquidez y la acumulación de deuda.

La conclusión es la propuesta de un modelo de crecimiento a medio plazo que junto al posterior modelo para el largo plazo puede servir para analizar el gran impacto que la I D tiene en esas tendencias. El modelo permite absorber y neutralizar los movimientos en el corto plazo.

2. Los datos de entrada

El gráfico g1 presenta la evolución de seis magnitudes. La primera es la población de oferta de trabajo (Pofe). Ésta se ha calculado suponiendo que la forman el 82% de los hombres en edad de trabajar y el 75% de las mujeres. Se ha supuesto una incorporación de la mujer al mercado de trabajo lineal desde el 35% en 1965 al 100% en 2002. La población en  edad de trabajar (Pet)  no está representada, hace un incremento desde 23,4 millones  en el 65 a 32,1 millones en el 2012; es un dato de entrada necesario pero no representativo. Se hace una asunción de la disminución del valor de Pofe  hasta 2027 y lo dejaremos como fijo hasta el final; en el caso de un fuerte ciclo alcista  o bajista del crecimiento en el periodo como resultado del modelo tendría que rechazarse éste y hacer esta evolución de Pofe endógena.

La siguiente línea representa las personas que trabajan (T), está tomada de la encuesta de población activa. Al cociente T/Pofe lo llamaremos malestar en el trabajo (MaT).

W, la letra con que se suele representar los salarios, es en realidad un poco mayor que eso pues representa la riqueza  bruta producida por el trabajo. Para calcularla se han tomado diversas estadísticas de salarios y rendimiento de autónomos y pequeños empresarios. Es bruta y para su cálculo se ha estimado una brecha de los salarios que va desde el 9% en el 1965 al 44% en el 2011. Ésta, como todas las  magnitudes monetarias son miles de euros constantes del 2010 y por mes a 12 meses equivalentes. MaW, malestar en el salario, es de forma similar W/Wopt siendo Wopt el salario óptimo que haría 1 el malestar en el trabajo. Por definición MaT MaW=2.

La quinta línea (W/Pet) es el salario por persona en edad de trabajar, W/Pet= W*T/Pet. Es un concepto sencillo después de lo introducido hasta aquí que nos va a permitir resaltar que la población en edad de trabajar es la responsable de la generación de esta riqueza y que su incremento refleja quizá mejor que cualquier  otra medida los incrementos de productividad.

La sexta y última línea la llamamos W/Pet opt , es el salario por persona en edad de trabajar óptimo que tendríamos que haber tenido sin acumulación de desequilibrios importantes. Su interpretación es el objeto del siguiente apartado.

3. Los desequilibrios

La grafica siguiente, g2, introduce dos nuevos valores: la inflación en el  periodo y la deuda acumulada. Esta última es la suma de los activos financieros netos del sector empresa y del país en su conjunto cambiados de signo más el pasivo del sector familias. Creemos que es la que mejor representa tanto la deuda interna inter-sectores como la deuda externa. Es una forma de representar en un solo parámetro la riqueza disfrutada hoy y pagada mañana.

El gráfico g3 sirve para explicar el concepto ya introducido de W/Pet opt, éste sería  el crecimiento óptimo que se tendría que haber producido si no se hubiese generado la inflación de las décadas de los 60 y 70 ni la acumulación de deuda desde la de los 80.

Definimos de forma arbitraria la ausencia de desequilibrios cuando hay una inflación del 3% y una deuda acumulada de 1K€. La inflación en exceso/defecto la traducimos directamente a diferencial de W/Pet y el exceso/defecto de deuda lo traducimos en un 60% a W/Pet asumiendo que ésta es aproximadamente la proporción de la riqueza producida por el trabajo a la riqueza total. Se computan para cada año estas diferencias y se halla el acumulado desde el principio del periodo, lo llamaremos malestar a observar.

El  malestar  observado es por definición el área entre W/Pet y W/Pet opt. Ahora establecemos un algoritmo de minimizar la diferencia entre estos dos malestares imponiendo una restricción a las variaciones de corto plazo a  w/Pet opt. El algoritmo no es obviamente único y el error residual dependerá del mismo, pero en la figura se observa que los resultados son perfectamente explotables. La conclusión principal es que esta economía ha pasado de crecer en el entorno del 6% al principio del periodo a hacerlo en el entorno del 0,8% ahora.

 4. Senda posible de corrección

Podemos usar el modelo para realizar hipótesis razonables a la hora de desandar los desequilibrios acumulados. Toca fijarse ahora en el gráfico g4.

Primero vemos el malestar en el salario MaW.  Cuando los economistas nos explican  sus modelos del corto y largo plazo tienen siempre la precaución de no decirnos a cuantos años se refieren. Puede que la evolución de este valor nos indique realmente cuál ha sido el plazo para la rigidez de los salarios y a su vez cómo de efectivas han sido las sucesivas reformas introducidas  en las regla de juego de intercambio de T por W. Se hace una propuesta de la evolución en el futuro de este valor, en realidad su pendiente se parece mucho a la ya apuntada en el periodo 1994-2006. Su evolución real permitirá medir el grado de eficiencia de la última reforma introducida.

El MaT ya ha sido introducido y el malestar total a WT (Ma WT) lo definimos de forma similar como (W/Pet)/(W/Pet opt).

Ya hemos explicado que la integral de este malestar es el malestar acumulado observado;   ésta es la forma en que primero absorbemos las variaciones del corto plazo y a la vez hacemos que los desequilibrios se almacenen en una especie de válvula de regulación que suaviza los cambios en las tendencias de productividad de medio plazo.

Se hace para este parámetro una propuesta posible de evolución en el tiempo; no quiere decirse que ésta sea la que se elija ni que mucho menos sea la óptima, lo que sí creemos es que este modelo  puede explicar a posteriori cuál ha sido realmente la senda elegida. Hay que resaltar que los límites para los valores máximos de este malestar acumulado y los acontecimientos internos y externos que hacen cambiar la tendencia de esa acumulación no están incorporados en el modelo.

En realidad ha sido imposible encontrar ninguna relación causa efecto significativa para poder predecir cuándo una acumulación se hace imposible de sostener y los agentes empiezan a cambiar sus posiciones. No es posible saber tampoco cuál será la senda elegida y si junto a esa senda se generarán nuevos desequilibrios. El factor de multiplicación del pasivo del banco central desde el 2007 es preocupante, saber si es ya otro desequilibrio está fuera del alcance del trabajo.

El modelo, por la forma de ser definido, permite deducir el resto de los valores futuros dejando constante la pendiente obtenida para W/Pet opt. Es lo que se ha hecho a modo de ejercicio académico en el gráfico g5.

Acabamos por donde empezamos, la I D está en la pendiente de esta última curva (W/Pet opt),  pero ahí no está solamente ella. Saber cuáles son los factores reales y de peso  en su determinación y cómo influyen a lo largo del tiempo es el propósito de otro trabajo.

BIBLIOGRAFÍA

-Taylor & Hall  Macroeconomía  – 1986

-Blanchard O.   Macroeconomía – 2006

-Herman E.  El misterio del crecimiento económico  –  2004

-Olier E. “La enorme deuda pública española”  – 23-3-12

-Gámir L. & Durá P. “La investigación y la innovación en España” – 2010

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.