El rescate de la banca española

La foto del New York Times Europe del pasado día 6 de junio expresa perfectamente la situación de la economía española. Durante mucho tiempo, el BCE y Alemania han estado pasando delante de la “víctima de la crisis”, es decir, España, mirando sus sms, sin darse cuenta de que la economía española es la cuarta de la Eurozona, por lo que su caída arrastraría a los demás sin remisión. De manera que la persona que pedía “sea solidario”, es decir el Gobierno español (“ya hemos hecho en 5 meses un esfuerzo de reformas enorme”)  daba la impresión de no afectarle al señor del teléfono, es decir el presidente del BCE, Mario Draghi, el cual se ha pasado las últimas semanas haciendo ver que el problema español no era su problema.

Según el FMI, el rescate de la banca española necesitaría 40.000 millones de euros (50.000 millones de dólares) y el presidente americano Barak Obama ayer salía de nuevo a pedir a los líderes europeos que se pusieran manos a la obra para el rescate español, diciendo que cuanto se actúe, antes reaccionarán los mercados de forma positiva.

Que el rescate está en marcha no hay ninguna duda. La Bolsa ha subido un 8% en la semana y la prima de riesgo se ha ido hacia los 500 puntos básicos en lugar de los cercanos 600 donde estuvo España hace poco. Es decir el rescate está en marcha.

El problema, sin embargo, tiene tres aspectos a considerar:

1) El impacto político de la medida, que el Gobierno tratará de que sea mínimo. Para eso se han apresurado a nombrar al Gobernador del Banco de España esta semana y a pactar con el Partido Socialista el subgobernador o subgobernadora.

2) La cuantía del préstamo, que como hemos dicho se habla de 40.000 millones, aunque parece una cifra muy exigua. Sólo Bankia está en 24.000 millones y no parece que con 16.000 adicionales se resuelva todo el problema. Además está el problema de los activos tóxicos, especialmente inmobiliarios. En este sentido no tengo datos actualizados, pero a Junio de 2011, la banca española (para 19 entidades) tenía respecto del “ladrillo” el siguiente panorama:

– Cartera crediticia bruta (construcción  y promoción inmobiliaria): 247.023 millones de euros (no todos tóxicos, evidentemente)

– Cartera bruta de adjudicados (en promoción y construcción): 88.303 millones de euros (no todos “malos”).

Unos números que hacen pensar que el problema bancario en España es mayor que 40.000 millones. Yo diría que como mínimo serán 60.000 millones de euros

3) La exigencias de los prestamistas. Es decir, si van a prestar 40.000 millones u otra cifra, incluso mayor, querrán tener garantías de cobro. Y ahí está el problema más serio.  Primero, habrá que saber qué es tóxico y qué no. Es decir, hacer una auditoría “en serio”, pues las auditoras que han estado auditando a la banca española en los últimos tiempos no parece que hayan hecho su trabajo muy profesionalmente, si no ¿Cómo se explica que la creación de Bankia hubiera sido posible?¿No se dió cuenta, por ejemplo Deloitte de la situación de Bancaja o de su filial el Banco de Valencia? La conclusión es: o que les engañaron, o que no pusieron la debida atención en sus análisis o, incluso, que miraron para otro lado, cosa que no quiero ni pensar. Ya que detrás de Bankia todo parece indicar que hay responsabilidades jurídicas muy importantes. Y todo esto si hablar de las emisiones preferentes, un fraude en toda regla.

¿Y qué supondrá el rescate? Pues también como mínimo se exigirán medidas económicas, es decir, ajustes adicionales. Por ejemplo:

– Una fuerte reestructuración bancaria en lo relativo a sus costes: reducciones drásticas de personal, cierre de oficinas, etc. En consecuencia más paro.

– Intervención mayor del BCE en las decisiones y control férreo del Banco de España, que a su vez estará pilotado por el BCE. Es decir menos autonomía económica y financiera en España.

– Más reformas. Es decir, no escapará España de una nueva subida del IVA (se llame como se llame), más austeridad en las cuentas públicas, retraso en la edad de jubilación etc.

Un panorama en el que se resentirá todo el sistema económico, con menos capacidad para prestar a las empresas (ya no hay casi ninguna), préstamos más caros y mayores dificultades. Efectos que se notarán más allá de 2013. Se supone que alguien pedirá responsabilidades a aquellos que llevaron a parte del sistema financiero a esta situación.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El rescate de la banca española

  1. Ignacio Para dijo:

    Excelente e ilustrador artículo, como siempre.