El impacto de la globalización y la crisis en Detroit

La William Livingstone House fue un bello edificio construido en 1893 en el elegante barrio de Brush Park de Detroit. Fue diseñada por el arquitecto Albert Kahn. Fue demolida en 2011. La foto, como otras ruinas de Detroit fue tomada por Yves Marchand y Romain Meffre.

No hace tanto que Detroit fue la cuarta ciudad más grande de estados Unidos. Miles de trabajadores trabajaban en la industria automovilística, una de las potencias económicas de América. Sin embargo, hoy es una ciudad vacía, en decadencia. La globalización, por un lado, puso a la industria del automóvil americana enfrente, primero de japoneses, con sus sistemas de producción just-in-time, y posteriormente con una pléyade de empresas que hacían mejores con¡ches y más baratos, tanto europeos como asiáticos: BMW, Mercedes, Renault, Nissan, Toyota, Daewoo, etc., etc. Y después, la crisis económica, que no ha tenido piedad con esta ciudad, antes tan próspera.

Cerca de un tercio de las viviendas están vacías. Los hoteles, antes lujosos, ahora están vacíos y abandonados a su suerte. El vídeo de youtube «Dying Detroit» es más que descriptivo. Parece que un huracán hubiera pasado por la ciudad. Y se dice que alrededor de 1.000 personas abandonan la ciudad mensualmente. Una ciudad que hoy tiene menos de un millón de habitantes de los cuales el 85% es gente de color. Uno de cada tres vive por debajo del umbral de la pobreza con uno de cada dos niños sumidos en la pobreza igualmente. El desempleo ronda el 50%. No existen hospitales públicos, y únicamente aquellos que tienen seguro médico son atendidos.

Una situación que demuestra con exactitud el drama de la crisis y la globalización.

Esta entrada fue publicada en Economía, Geoeconomía y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario