Primavera árabe: el drama humano en Oriente Medio

El jurado del World Press Photo Contest en su 55 ª edición ha otorgado el premio del World Press Photo de 2011 al español Samuel Aranda en un trabajo para el New York Times. Como se puede ver, la foto muestra a una mujer vestida con su niqab que tiene en sus brazos a un herido. La foto al parecer fue tomada en Saana (Yemen) el 15 de octubre de 2011 dentro de una mezquita que hacía las veces de hospital.  La foto es, desde luego, impresionante. No sólo por su hechura técnica, sino por el drama humano que encierra.

Lo que se dio en llamar la Primavera árabe que comenzó en Túnez en diciembre de 2010, y que fue extendiéndose seguidamente por Argelia, Jordania, Egipto y Yemen, así como en otros países, convocando miles de personas mediante teléfonos móviles y redes sociales en protestas callejeras masivas.

Se dice que todo empezó en diciembre de 2010 al quemarse un hombre a lo bonzo en Túnez en protesta por el tratamiento brutal de la policía. Y desde entonces se han sucedido  los conflictos sociales por toda la zona como bien muestra este mapa interactivo de The Guardian que hemos fijado el 9 de octubre de 2011.

Money Beyond Belief By Dr. Joe Vitale And Brad Yatesa-Árabe.png» alt=»» width=»656″ height=»452″ />

Desde entonces han sido decenas de miles las personas que han muerto en las revueltas. Unos luchando por derrocar a los regímenes dictatoriales que repueblan la zona, y otros simplemente a manos de la brutalidad de las cargas policiales o del ejército.

¿A quien benefician las revueltas? ¿Son realmente espontáneas? ¿Hay algo que se mueva detrás de este fenómeno? Pues en casi nada se parecen unos países a otros, y nada tiene que ver el conflicto libio con el sirio o con el egipcio por poner tres casos. Aunque en todos los casos parecía existir un deseo de cambiar la situación política de regímenes autocráticos y déspotas, y caminar a unos modelos distintos y, quizás, más democráticos. Quizás por eso han sido cientos de miles los que se tiraron a la calle en Egipto, o lo que subyace detrás de la guerra en Siria.

Aunque puede que haya algunas empresas que se estén beneficiando de estos cambios, o incluso países como Líbano, lo cierto es que la Primavera Árabe, tal como explica Reuters, ha traído asociadas ingentes pérdidas económicas. Bahrein, Libia, Egipto, Túnez, Siria y Yemen perdieron unos 50.000 millones de dólares en 2011, mientras que el FMI asevera que Egipto ha reducido su economía a la mitad. Todo ello sin considerar que Libia no tendrá su sistema de producción listo hasta el verano.

Una situación que se puede resumir en lo que sigue, siguiendo un interesante análisis:

  1. Las pérdidas de la Primavera Árabe supusieron más de 20.000 millones de dólares en 2011.
  2. Los beneficiados han sido los países productores de petróleo, en especial los Emiratos, Arabia Saudita, Kuwait y Qatar.
  3. Libia, Yemen, Egipto y Siria han sido los países más penalizados, en desastres humanos y económicamente. En Yemen los ingresos públicos decrecieron el 77%, y en Libia el 84%.
Al final, la Primavera Árabe, en el corto plazo, está siendo muy desoladora para esos pueblos. La comunidad internacional mira para otro lado y el futuro, de no mejorar, le acabará afectando.
zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Geoeconomía, Geopolítica y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Primavera árabe: el drama humano en Oriente Medio

  1. Manu dijo:

    Lo que a mí más me preocupa de las revueltas árabes es que se ha abierto la puerta a que los islamistas tomen el poder en todos estos países que, hasta ahora, mantenían buenas relaciones con los «infieles occidentales».
    Y recordemos que los partidos islamistas son por definición antidemocráticos porque defienden la superioridad de la ley islámica a cualquier otra cosa.

    • Esto es muy cierto, aunque no todos son iguales, unos son suníes, otros sufíes, otros chiítas, etc. por eso entre ellos no llegan a ponerse de acuerdo. Aún así, es muy difícil que se impongan regímenes realmente democráticos. Aunque el caso paradigmático es Turquía: la excepción que confirma la regla.

      • Manu dijo:

        Ojalá todas estas revueltas finalizaran con sistemas socio-políticos similares al de Turquía, aunque recientemente los islamistas turcos han conseguido levantar la prohibición de llevar el velo islámico en las universidades. Y ellos van pasito a pasito…

        Pero claro…en el otro lado tenemos a Irán…

        En el siglo XX, occidente, o mejor dicho, USA y UK han conseguido destruir a varios regímenes totalitarios imperialistas:
        Nazismo (Alemania)
        Comunismo (Rusia)
        Imperialismo (Japón)

        En la actualidad, la única ideología totalitaria expansionista que permanece con cierta intensidad es el islamismo.

        Éstos van poquito a poquito…pero van avanzando sin tregua.

        Además, se apoyan en la religión y en Dios.

        USA acabó con el imperio japonés arrojándoles una bomba atómica….pero esta vez la cosa no es tan «sencilla». Además el islamismo no tiene cabeza de la Iglesia.