La invasión económica de China en África

Hay asuntos que pasan desapercibidos y son de indudable importancia económica presente y futura. Y uno de ellos es África. Algo que parece tener poco interés desde muchos países europeos. Quizás están tan inmersos en los problemas económicos cotidianos que pasan por alto las ineludibles necesidades futuras.

¿Y cual es el interés de África?

África no es sólo una enorme fuente de inmigración hacia Europa, y también de pobreza en muchos lugares. Se trata, por contra, de un continente con enormes reservas naturales, que tiene un gran potencial de riqueza que se ve penalizada por la falta de cohesión política y social en muchas zonas y por la pobreza generalizada en muchos pueblos. Y es aquí donde reside el interés de ciertas potencias como son China o Estados Unidos, sin olvidar a Francia e Inglaterra, que luchan por mantener una hegemonía en el continente para tener aseguradas las materias primas esenciales. Si bien falta una política europea más decidida respecto de los programas de cooperación comunes con los países del continente africano.

Aunque hubiera querido dedicarle más atención, por razones de espacio dediqué un corto capítulo a África en el libro que publiqué el pasado Noviembre (Geoeconomía: las claves de la economía global. FT-Prentice Hall 2011). Es una zona del mundo cuya población crece a un ritmo del 2,5% anualmente. Lo que llevará a la población actual, de 860 millones de personas, a los 1.800 millones hacia el año 2050. Habrá más personas entonces en África que en China o India. De manera que la población africana se habrá multiplicado por diez respecto de los habitantes que había en 1950. Quizás entonces se pase a hablar del «poder negro» en lugar del «poder asiático», quien sabe…

África hoy está lejos de constituir una entidad única: existen más de 90 etnias allí, y en muchas zonas del continente hay guerras continuas. A lo que se debería añadir la pobreza existente. Ya que según el Índice de desarrollo humano de la ONU de 2010, de los 42 países con desarrollo humano bajo, 32 de ellos eran africanos; es decir, el 60% de todos los países independientes de África.

Por contra, según un informe del African Development Bank y de la Unión Africana, África tiene reservas probadas de petróleo que alcanzan casi el 10% de las reservas mundiales y su producción supera el 12% del total. Aunque hay que resaltar que el 85% se concentra en Nigeria, Libia, Argelia, Egipto y Angola. Mientras que en menor cantidad está en Gabón, Camerún, Túnez, Guinea o la R.D. del Congo.

Respecto del gas natural, aunque hay yacimientos en Sudáfrica, Mozambique o Tanzania, más del 91% de las reservas están al norte en la zona mediterránea: Argelia, Egipto, Libia y Nigeria. Siendo sorprendente que África, con el 15% aproximadamente de la población mundial sólo consuma el 3% de la energía total. Lo que viene a incidir en los comentarios sobre la pobreza en África antes aludidos.  Además, África es extremadamente rica en minerales como el aluminio (bauxita), zinc, cobre, etc. Y tiene en su conjunto la producción del 5% del aluminio a nivel mundial, el 8% del cobre, el 12% del oro, el 4% de uranio, o el 17% de carbón. Una riqueza inmensa.

Y es aquí donde surge el interés de China que, poco a poco, sin ruido, en base a una capacidad inigualable de soft power ha entrado en este continente para dominarlo según sus intereses económicos. Lo que no hace tanto una edición digital de The Guardian denominaba la invasión económica de China en África. Una situación que muestra este mapa de 2008.

=»aligncenter size-full wp-image-1549″ title=»Inversiones Chinas en Africa» src=»http://babylon.no-ip.info/geoeconomia/wp-content/uploads/2012/01/Inversiones-Chinas-en-Africa1.png» alt=»» width=»690″ height=»902″ />

En los tres trimestres de 2011 el comercio global de China y África ya había alcanzado los 122.000 millones de dólares. Lo que llegará a final de año a una cifra superior a los 155.000 millones de dólares. Un crecimiento del 30% respecto del año anterior por las mismas fechas. De manera que África se ha convertido en el mayor socio comercial de China, habiendo crecido a un ritmo del 28% durante los últimos 10 años. Sin ningún ruido como hemos dicho. Y, respecto de las inversiones, China había invertido durante ese mismo período de 2011 (tres trimestres) más de 1.000 millones de dólares: un 87% más que en el mismo período del año anterior. Inversiones y cooperación que se destina a múltiples sectores económicos como telecomunicaciones, obras públicas, turismo, construcción, etc. Con más de 2.000 empresas chinas trabajando en el continente africano. Un poder económico que se incrementará más y más en el futuro.

En 2011, las principales zonas de cooperación de China en África se daban según muestra la tabla siguiente.

Una situación que se ha dado en llamar (en francés) la Chinafrique según expresión de los autores del libro de igual título.

Una presencia que se concentra en las materias primas, y muy especialmente en el petróleo como se muestra en este mapa.

Pero África es tesencial para Europa, aunque muchos europeos no sean conscientes de ello. De manera que para muchos europeos África está muy cerca pero al mismo tiempo muy lejos.

¿Y qué habría que hacer para no perder este importante paso? Al menos tres cosas coordinadamente desde la Unión Europea:

  1. Desarrollar una especial influencia en base a programas de cooperación más estrechos que llevarán a Africa los sistemas de educación occidentales y desarrollara tecnológicamente el continente en lugar de ver a los africanos como una zona de atraso y de pobreza. Crear riqueza en Africa proporcionaría interesantes resultados en Europa.
  2. Ayudar a los países africanos a vender sus productos en Europa, protegiendo el comercio justo con esos países.
  3. Desarrollar programas de ayuda al desarrollo y mejorar las condiciones de vida locales para evitar las emigraciones masivas.

Si Europa pierde el tren de Africa perderá una enorme oportunidad y seguirá la senda del retroceso político y económico, ya que África puede ser la solución de muchos de los problemas económicos de la Europa actual.

zp8497586rq
Esta entrada fue publicada en Economía, Geoeconomía y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.